Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zoido exige unidad contra ETA, sin "equidistancias ni eufemismos", y reivindica la memoria de las víctimas

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha exigido este miércoles unidad contra el terrorismo, sin "equidistancias ni eufemismos", para lograr la derrota total de ETA "sin revanchismo pero sin cesiones". Además, ha reivindicado la memoria de todas sus víctimas y ha subrayado la importancia de trasmitir su legado a las futuras generaciones.
Zoido ha reivindicado el legado de Ermua durante el emotivo homenaje que, en el Teatro Real de Madrid, recuerda al concejal del PP Miguel Ángel Blanco en el 20 aniversario de su asesinato. "Todas las víctimas del terrorismo provocan el mismo dolor y merecen el mismo reconocimiento. Cuando homenajeamos y recordamos a una lo estamos haciendo con todas", ha reivindicado después de la polémica de la última semana por los homenajes en distintos ayuntamientos o instituciones.
También el líder del PP en el País Vasco, Alfonso Alonso, ha recordado que Miguel Ángel Blanco consiguió "simbolizar la inocencia" de todas las víctimas del terrorismo y ha dejado claro que estas víctimas "son diferentes" porque tienen "un significado profundo" más allá de las ideas políticas que cada una defendiera en su momento.
Sin embargo, ha pedido no dejarse llevar por ideas de falsa unidad, ya que ya en 1997 el entorno de Batasuna, ahora Bildu, prefirió "acercarse a los verdugos". "Hoy siguen sin condenar a ETA", ha lamentado aseverando sin embargo que seguirán luchando para "ganar la batalla de la memoria y la dignidad".
Muy emocionada, la hermana de Miguel Ángel Blanco, Marimar Blanco, ha insistido en que ETA está derrotada policialmente pero aún queda la derrota política. "Su proyecto totalitario sigue activo", ha avisado recordando que aún no se ha disuelto, no ha reconocido su historia criminal ni ha renegado de la ideología que le llevó a matar.
"Me da muchísima pena que volvamos a medirnos a nivel político a la hora de rendir homenaje a una víctima del terrorismo -ha lamentado--. No nos damos cuenta de que cuando rompemos nuestra unidad legitimamos el discurso de quienes aplaudían, siguen sin condenar, sin rechazar la violencia de ETA, sin pedir perdón y sin exigir su disolución incondicional".
(HABRÁ AMPLIACIÓN)