Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La comisión judicial y los forenses abandonan la escombrera de Camas pero las excavaciones continuarán

Los huesos humanos localizados en la escombrera no pueden corresponder a Marta del Castillo a cuenta de su antigüedad
La comisión judicial, la Policía Científica y el equipo del Instituto de Medicina Legal de Sevilla han resuelto abandonar la escombrera de Camas que acoge las nuevas excavaciones encuadradas en la búsqueda del cadáver de la joven Marta del Castillo, por cuyo asesinato fue condenado a 21 años y tres meses de cárcel Miguel Carcaño.
Después de que la antigüedad de los huesos humanos localizados en el enclave haya sido considerada incompatible con la desaparición de la joven, ocurrida a comienzos de 2009, los especialistas se retiran pero el dispositivo desplegado por la Policía Judicial en el entorno de la escombrera seguirá con sus excavaciones y labores de búsqueda.
La escombrera en cuestión pertenece al término municipal de Camas y está situada entre el puente de la Señorita, reservado al transporte público, peatones y ciclistas, y el trazado de la SE-30 que bordea el casco urbano de Camas.
Esta nueva búsqueda comenzó después de que la Policía Nacional recibiera los resultados del 'test de la verdad' al que fue sometido el asesino confeso de la joven, aunque la Policía ya estaba realizando labores de investigación relacionadas con esta escombrera antes de recibir las conclusiones de dicho test, realizado por el neurólogo y neurofisiólogo clínico José Ramón Valdizán.
Fue el pasado 6 de marzo, en concreto, cuando Miguel Carcaño se sometió en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza al denominado 'test de la verdad', con el que se pretende obtener información para localizar los restos de la joven sevillana desaparecida en enero de 2009.
La Policía Nacional tanteaba ya el entorno de esta escombrera desde hace meses, pero no fue hasta hace unas semanas cuando fue movilizada una excavadora para profundizar en las labores de búsqueda. Coincidiendo con esta operación, Miguel Carcaño fue trasladado el pasado 13 de marzo desde la prisión de Herrera de la Mancha (Ciudad Real), hasta la cárcel de Sevilla-I. De hecho, el asesino confeso habría sido excarcelado y trasladado en varias ocasiones hasta la escombrera.
De cualquier modo, el hallazgo de huesos de diverso tamaño, entre ellos un fémur, motivó la movilización de una comisión judicial liderada por el juez de Instrucción número 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, la directora del Instituto de Medicina Legal de Sevilla y una médico forense, además de un equipo de la Policía Científica llegado desde Madrid y dotado de un laboratorio móvil.
Tras limpiar los huesos, algunos de ellos tamizados a cuenta de su reducido tamaño, y catalogarlos, los expertos han determinado que en principio se trata de huesos humanos que, por su antigüedad, no pueden corresponder a los de Marta del Castillo, desaparecida en enero de 2009.
Los huesos, de cualquier modo, serán sometidos a un análisis más profundo en el Instituto Anatómico Forense para intentar esclarecer su procedencia. Dados los resultados, la comisión judicial, los forenses y la Policía Científica han resuelto desmantelar su operativo y regresar, si bien la Policía Judicial prevé continuar con sus excavaciones y labores de búsqueda en la escombrera, según ha informado 'in situ' a los medios de comunicación una portavoz de la Policía Nacional.