Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La abogacia del Estado tampoco recurrirá el auto de imputación de la Infanta en "Nóos"

La Abogacía del Estado tampoco recurrirá el auto del juez José Castro que imputó por segunda vez a la Infanta Cristina en el "caso Nóos" , según han señalado a Europa Press este lunes fuentes de los Servicios Jurídicos del Estado.
La decisión se hace pública después de que, el pasado día 11, los abogados de Cristina de Borbón anunciaran que no recurrirían la imputación de su patrocinada y mostraran su interés por adelantar su cita ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, fijada inicialmente para el próximo 8 de marzo.
A preguntas de los medios, Castro ha manifestado que contempla adelantar esta declaración, si bien no prevé adoptar ninguna decisión al respecto hasta que el próximo miércoles no finalice el plazo para poder impugnar el auto por el que la hija del Rey don Juan Carlos.
En concreto, las partes disponen de plazo hasta pasado mañana para impugnar la imputación si deciden acudir directamente a la Audiencia, o hasta las 15.00 horas del lunes día 13 si es mediante un recurso de reforma ante el propio Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, encargado de la causa.
No obstante, tras el último movimiento realizado por la defensa de la Infanta parece poco probable que ninguna de las partes en procedimiento vayan a utlizar su derecho a recurrir en reforma la decisión del instructor.
Aunque la Fiscalía Anticorrupción aún no se ha pronunciado oficialmente, ya la semana pasada fuentes de este departamento adelantaron que valoraban no recurrir ara evitar que el encausamiento de la hija del Rey don Juan Carlos cuente con dos pronunciamientos favorables: el del propio magistrado y el de la Audiencia Provincial de Baleares, que abrió la vía para que la Duquesa de Palma fuese investigada por presunto delito fiscal y de blanqueo de capitales por su gestión al frente de la sociedad 'pantalla' Aizoon.