Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se abre la primera embajada del Líbano en Siria

La primera embajada del Líbano en Siria en la historia de los dos países quedó abierta hoy, en un acto con pocos fastos pero que confirma el deseo de las dos naciones de superar décadas de desconfianza.
En la ceremonia, el encargado de negocios de la misión diplomática, Rami Murtada, descorrió la cortina de una placa fijada en un edificio de esta capital que decía "Embajada de la República Libanesa", la primera vez que se lee ese texto en Damasco.
No hubo representantes sirios en este acto simbólico, y tampoco hubo discursos, según comprobó Efe.
El jefe de la misión, Michel Jury, ahora representante saliente del Líbano en Chipre, se hará cargo de la legación en Damasco a partir de abril próximo.
La sede de la embajada libanesa en Damasco se encuentra cerca de la misión diplomática de Estados Unidos, en la calle Abu Rumaneh.
Los dos países carecían de relaciones diplomáticas desde su independencia de Francia, el Líbano en 1943 y Siria en 1946. Sus territorios llegaron a formar parte del antiguo imperio otomano que quedó desmembrado después de la I Guerra Mundial.
Los gobiernos de Beirut y Damasco formalizaron sus relaciones diplomáticas el pasado 15 de octubre, y el 26 de diciembre la bandera de Siria fue izada en un edificio de Beirut que albergará la sede de la futura misión diplomática siria.
El acto, durante el cual se izó la primera bandera libanesa en Damasco, tuvo escaso eco en los medios de comunicación locales. El Gobierno sirio, de momento, no ha designado al diplomático que le representará en Beirut.
Los intentos por acercar a los dos países comenzaron en 2005, cuando Siria retiró las fuerzas que mantuvo en el Líbano por 29 años, a causa de las presiones de la comunidad internacional y de los grupos libaneses opuestos a esta presencia.
Siria llegó a dominar la vida política libanesa por tres décadas, hasta el asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri, un crimen que derivó en fuertes protestas políticas en el Líbano y, a la larga, la retirada de las fuerzas sirias.
Líderes políticos libaneses sostienen que el régimen de Damasco estuvo detrás del asesinato de Hariri, pero Siria lo niega.
En declaraciones publicadas hoy en Beirut por el periódico "As Safir", el ministro libanés de Asuntos Exteriores, Fauzi Saluj, afirmó que la apertura de las embajadas "ayudará a organizar y legalizar las relaciones diplomáticas y constituirá una garantía para los ciudadanos libaneses en Siria y sirios en Líbano".