Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La acusación popular subraya que sin ellos la Infanta Cristina hubiese quedado impune

La abogada de la acusación popular Manos Limpias, Virgina López Negrete, personada en el 'caso Nóos', subraya que en este juicio se ha demostrado que la justicia es igual para todos y recalca que "ha valido la pena" no haber retirado la acusación contra la Infanta Cristina porque sino ésta hubiese quedado impune.
En un comunicado, Negrete destaca que es la primera vez en la historia de España que "una hija y hermana de Rey haya sido juzgada en igualdad de condiciones respecto a cualquier ciudadano de a pie". Aunque, según dice, "no es agradable" ver a una persona sentado en el banquillo, y menos cuando ésta se trata de la Infanta Cristina, en esta causa se ha demostrado que "todos somos iguales ante la ley".
No obstante, recalca que existen obligaciones exigibles "a personas que representan determinadas instituciones, que si bien las hacen distintas, no lo son ante la ley".
Por otro lado, ha subrayado que cree que, pese a las "presiones" que ha recibido para que retirarse la acusación con Cristina de Borbón, su esfuerzo "ha valido la pena" al ver que hay una sentencia "histórica, en la que una Infanta de España ha sido condenada". López Negrete, además, apunta que si se hubiese dejado de acusar a la Infanta "la conducta de la misma hubiera quedado impune" y hubiera sido "un gravísimo ataque a la justicia en este país".
Asimismo, la abogada ha dicho que se siente orgullosa del funcionamiento de la justicia en este procedimiento "histórico, difícil y lleno de obstáculos de toda índole y origen" y ha felicitado a las magistradas de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca que han juzgado la causa por su "buen hacer" ya que, a su juicio, gracias a ellas los acusados han tenido un "juicio justo y en igualdad de condiciones" respecto a cualquier ciudadano.