Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las acusaciones se adhieren a la Fiscalía y rebajan un año la petición de cárcel para Triana, Montserrat y Gago

Las tres acusaciones, en representación de la hija, la pareja de la víctima y el Partido Popular de León, se han adherido a la petición de la Fiscalía y han solicitado para las tres acusadas por el crimen de Isabel Carrasco, Montserrat González, su hija Triana Martínez, y la policía local Raquel Gago, 22 años de prisión por los delitos de asesinato en concurso con atentado, más tenencia ilícita de armas, un año menos de lo que pedían inicialmente en las conclusiones provisionales.
En concreto, han reducido la petición de prisión en un año por el delito de asesinato en concurso con atentado, pasando de los 20 años de privación de libertad iniciales a 19, por considerar como eximente la reparación del daño causado, ya que madre e hija han consignado 77.622 euros como indemnización a los familiares de la víctima. A esto hay que sumar la petición de tres años de prisión por el delito de tenencia ilícita de armas, que no varía.
Además, al igual que el Ministerio Fiscal, las acusaciones también han facilitado al jurado otras dos alternativas con el único objetivo de que los delitos "no queden impunes". Una de ellas, considera a Triana y a Raquel cómplices de asesinato y pide para ellas 12 años de prisión, mientras que la otra sólo afecta a Raquel, a la que solicitan que se le acuse de encubrimiento, penado con tres años de prisión. A ambas alternativas habría que sumar tres años de prisión por el delito de tenencia ilícita de armas.
En el caso de la letrada Beatriz Llamas, que representa a Loreto, hija de la víctima, ha insistido en que las tres acusadas tienen la misma implicación en el crimen de la política leonesa y que las tres urdieron un plan para cometer el asesinato y después quedar impunes. "Aquí no hay inocentes, nada ha sido casual ni por error, hay sólo una víctima y recuerden que de la cárcel se sale, del cementerio no", ha aseverado Llamas.
Montserrat, según ha precisado esta misma abogada, cometió el crimen por la "obsesión" que le generó defender a su hija Triana del presunto acoso que realizaba la víctima sobre ella, pero que no estaba loca ya que "jamás visitó un psicólogo" como así lo han acreditado los forenses que la examinaron.
TRIANA ES LA "INDUCTORA"
Para esta letrada de la acusación, Triana es el "cerebro" de este crimen. Una tesis que ha compartido el abogado Carlos Rivera, que representa a la pareja de la víctima, que la ha considerado como "inductora" de este asesinato.
La participación de Triana en el crimen de Isabel Carrasco, según las acusaciones, también está demostrada en los seguimientos previos a la víctima y las búsquedas que realizó en sus ordenadores y teléfonos móviles de cómo y dónde comprar armas y munición, o de cómo hacer desaparecer los números de serie de un revólver. Así como su participación para hacer desaparecer el arma homicida, en lo que también colaboró Raquel Gago.
Las acusaciones han reiterado que las tres acusadas "formaban un plan" que tenía el único objetivo de acabar con la vida de Isabel Carrasco y que en él participó también la policía local Raquel Gago. "Triana y Raquel son tan malignas como la confesa que apretó el gatillo", ha insistido el letrado Carlos Rivera.
En el mismo sentido se ha pronunciado el abogado de la acusación que representa al PP, Ricardo Gavilanes, para quien las pruebas y testimonios presentados a lo largo del juicio "acreditan que las tres son autoras".
Más dura ha sido la letrada Beatriz Llamas, quien ha manifestado que la vida de Raquel "es una mentira" y, respecto del móvil por parte de la policía local, ha dicho que "nadie" sabrá la motivación que tuvo para acabar con la vida de Isabel Carrasco "salvo ella misma". "No entendemos por qué se ha implicado, pero tampoco se entiende a quien asesina a una mujer", ha añadido.
En sus alegatos, los abogados de la acusación han insistido en la "frialdad" con la que Montserrat ejecutó el crimen y en la "absoluta indefensión de la víctima", que fue tiroteada por detrás cuando caminaba sola por una pasarela sobre el río Bernesga, sin tener ninguna posibilidad de defenderse.