Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las acusaciones se imponen a los programas

Por su parte, el candidato del PPdeG calificó estas acusaciones de "insidias e injurias" y dijo que le recuerdan a una película del director de cine Pedro Almodóvar, ya que revelan que los socialistas están "al borde de un ataque de nervios". "La insidia y la injuria no pueden formar parte de la política ni siquiera a medio plazo. Se trata de acusaciones lamentables y no vamos a responder a las insidias. El que esté nervioso, que explique su programa", agregó.
El cruce de acusaciones de la jornada alcanzó también al candidato del BNG, Anxo Quintana, que el jueves pidió el voto en una reunión con mayores que participaban en una excursión a Portugal sin saber que pararían en Oia para escuchar al candidato nacionalista. Quintana explicó que había acudido al acto invitado y sin conocer los detalles de su convocatoria, pero Núñez Feijóo consideró "lamentable" el "secuestro de voluntades" que cree supuso la participación del candidato del Bloque en el encuentro de Oia.
Por otra parte, Alberto Núñez Feijóo ha asegurado que si llega al Ejecutivo gallego abrirá una "reflexión profunda" sobre las delegaciones del Gobierno gallego en el exterior, ya que deben tener un "escrupuloso respeto y carácter institucional y nunca partidario".
Núñez Feijóo inició el octavo día de campaña en Vigo, en donde presentó el programa de acción exterior de la Xunta para la próxima legislatura si gobierna, y donde estuvo acompañado por los ex ministros portugueses Arlindo Cunha y José Albino Silva y por la candidata número dos por Pontevedra, Corina Porro. El candidato del PPdeG aseguró que en la actualidad las oficinas de la Xunta en Buenos Aires y Montevideo "son del PSOE", por lo que se comprometió a hacer "oficinas austeras", ya que existe la posibilidad de que estén "gratis" en los centros de Galicia.
Por su parte, el candidato socialista ha reclamado en Ourense el voto para el PSdeG, porque, durante los dieciséis años de Gobierno del PP y de Manuel Fraga, había una Galicia "resignada y pasiva", y los populares se han pasado la legislatura "siesteando y durmiendo". Pérez Touriño afirmó que se trata de construir un país "sin peajes, sin caciques, un país de transparencia, de libertad y de derechos".
El aspirante a la reelección dijo que, frente a esta voluntad de los socialistas, "otros están a lo suyo: a sus líos, a sus tramas de corrupción, a sus espías", mientras insistió en que no quiere "la Galicia del caos urbanístico del señor Camps de Valencia, ni tramas de espías de Esperanza Aguirre, ni consejeros acusados de corrupción en Baleares, sino la Galicia de las libertades y los derechos".
El nacionalista Anxo Quintana se sometió a preguntas de los ciudadanos en A Coruña, ante los que afirmó -a preguntas de un jubilado- que no está de acuerdo con "utilizar la rebaja de sueldos de los diputados de forma demagógica". Quintana rechazó también la rebaja de impuestos y pidió cautela, porque, dijo, "siempre suena bonito cuando se habla de rebaja fiscal, pero es el pago de impuestos lo que dota de servicios a una sociedad", aunque sí apostó por una "fiscalidad progresiva, por tramos, que grave más a los más ricos".
A pregunta de un inmigrante senegalés, de 41 años, vendedor ambulante, aseguró que Galicia "está moralmente obligada a ser tierra de acogida", y abogó por regular este tipo de venta ambulante, que debe velar, dijo, por "no hacer agravios comparativos con quienes han hecho todos los trámites para abrir su comercio".
Acción exterior de la Xunta
Touriño, contra el PP
Cautela con las rebajas de impuestos