Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer acusada de asfixiar a su novio en Valencia alega que el día de la muerte no le vio y que lo dejó meses antes

Una mujer acusada de asfixiar a su novio en su vivienda de Valencia ha alegado en el juicio que ha comenzado este lunes contra ella en la Audiencia Provincial que el día de la muerte no le vio y que, además, había dejado meses antes a la víctima por "borracho". También ha asegurado que ese día no estuvo sola en ningún momento y que tuvo que acudir en dos ocasiones al centro de salud para que le trataran de una lumbalgia.
La mujer, que niega rotundamente los hechos, se enfrenta a una pena de hasta 15 años de cárcel, tal y como reclama la acusación particular --que representa a los dos hijos de la víctima-- por un delito de homicidio doloso, con la circunstancia agravante de abuso de superioridad. Así mismo, el ministerio fiscal le reclama 13 años por homicidio.
Durante el juicio, que ha arrancado este lunes ante un jurado popular, la mujer ha respondido a las preguntas formuladas por la fiscal y por su abogado, pero se ha negado a contestar a la acusación particular. En todo momento ha negado haber tenido algo que ver con la muerte de su novio --un viudo de 62 años--, al que, tal y como ha insistido, dejó meses antes por su "afición al alcohol".
Los hechos se remontan al 7 de noviembre de 2012, día en que, según recogen tanto el fiscal como la acusación particular, la pareja tuvo una discusión en el domicilio de él, ubicado en la calle Ingeniero José Sierra de Valencia, y durante la misma, la acusada le agarró fuertemente del cuello hasta que consiguió que él dejara de respirar. Así, falleció por asfixia.
La mujer, de 59 años, ha negado, en primer lugar, que en esa fecha mantuviera una relación con la víctima, puesto que, según ha mantenido, lo abandonó en agosto puesto que "no dejaba de beber". Así mismo, ha sostenido que ese día no acudió a la vivienda de éste, con lo que ha negado que lo asfixiara.
En concreto, ha explicado que comenzó a salir con la víctima --que medía 1,60 y era delgado-- en marzo de 2012, aunque nunca llegaron a compartir piso. Ha indicado que en el transcurso de la relación lo tuvo que dejar "varias veces" porque "venía muy borracho" y "esto no me gustaba", ha declarado. "Él insistía en volver y venía detrás de mí buscándome", ha agregado.
En agosto del mismo año lo dejó "definitivamente", aunque ha afirmado que lo vio en alguna otra ocasión en su casa, porque le pidió volver. Sin embargo, ha negado que estuviera con él el 7 de noviembre, ni en días anteriores o posteriores, y ha aseverado que en ese momento sufría lumbalgia.
La mujer ha indicado que el día 6 tuvo que llamar al médico de guardia para que fuera a verla a casa puesto que había estado "despegando una moqueta" y le dolía la espalda, y le pinchó un medicamento. Así, el día siguiente --ha proseguido-- tuvo que acudir por la mañana y por la tarde al centro de salud para seguir con las inyecciones.
Ha comentado que en estas visitas médicas siempre estuvo acompañada por alguna de sus dos hijas, y ha agregado que por la noche se fueron al cine a ver una película. Al respecto, ha señalado que ante la propuesta, en un primer momento se negó, pero que finalmente decidió ir porque le convenció su madre, quien le dijo que "el dolor lo iba a tener igual en casa o en el cine", ha reproducido. "No estuve sola en ningún momento del día", ha mantenido.
Preguntada por una chaqueta propiedad de su hijo que apareció en la casa de la víctima con sangre, ha explicado que se la dio meses antes de dejarlo porque "le gustaba mucho", y que tras morirse la ha pedido varias veces hasta que se enteró que tenía sangre, momento en el que renunció a ella.
PROSTITUCIÓN Y FAMA DE ALCOHÓLICO
La mujer ha insistido a lo largo de su declaración en que su pareja tenía "fama de alcohólico" en el barrio y ha añadido que "tenía tejemanejes de dinero, chanchullos con amigos". "A veces --ha agregado--, por el alcohol, se cayó una o dos veces en el bar. Siempre ha sido alcohólico, pero yo le conocía en un momento en que estaba mejor, no bebía antes", ha dicho.
Así mismo, ha afirmado que en el transcurso de su noviazgo, la víctima mantenía relaciones "con más mujeres a la vez", entre ellas, "dos inmigrantes, latinas" y "otras mujeres más". "A su piso no iba yo sola... Y yo imposible que gritara alguna vez", ha agregado.
También ha narrado que según le contó él en alguna ocasión, "de joven se había dedicado a la prostitución, tanto en la calle Cuba como en una discoteca", y ha añadido que "proporcionaba a sus clientes determinadas sustancias". "Esto es lo que él me ha contado a mí", ha reiterado. "Tenía fama de alcohólico en el barrio, que tenía peleas, ajustes de cuentas... Pero conmigo nunca sacó el genio y no discutimos ningún día", ha apostillado.