Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acusado de matar a su pareja en Caloca (Cantabria): "Lo siento de corazón. No supe lo que hice"

El acusado del crimen de Caloca, que mató a su pareja sentimental el 18 de septiembre de 2013 en una pista forestal y la dejó allí tirada, ha manifestado que siente "de corazón" haber acabado con la vida de María Cruz Gutiérrez. "Lo siento de corazón, de verdad. No supe lo que hice", ha dicho en el uso de su derecho a la última palabra.
Aunque ha reiterado que no sabe "cómo ni por qué" mató a su pareja ya que no recuerda "muchas cosas" de lo que ocurrió aquella noche, ha considerado que "la culpa de todo" fue de "la mezcla de drogas" que tomó aquel día en el que, ha repetido, se puso "heroína y cocaína", ingirió tranquilizantes y fumó marihuana.
"Pero lo hice yo", ha apostillado, al tiempo que ha señalado que siente lo sucedido "por su familia". "Le hice daño a ella y también a mi, porque aquel día me destrocé la vida", ha afirmado el acusado, Juan Carlos P.V., durante la cuarta y última sesión del juicio con jurado que se ha celebrado desde el lunes en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria. "Lo siento de verdad por Crucita -es como la llamaban amigos y familia- porque no era mala persona", ha añadido.
En esta sesión, las partes han confirmado sus calificaciones de forma que el Ministerio Fiscal le pide 15 años de cárcel por un delito de homicidio con el agravante de parentesco, una petición con la que está de acuerdo la defensa, aunque ésta pide que se le aplique la atenuante por drogadicción y una pena de 10 años.
La Fiscalía también pide para los hijos de la víctima, una de ellos menor de edad cuando ocurrieron los hechos, y para los padres una indemnización de 230.000 euros, así como una orden de alejamiento de la familia de un kilómetro durante 16 años.
Mientras que la acusación particular que representa a la familia a la víctima y el Gobierno de Cantabria que ejerce la acusación popular, al tratarse de un caso de violencia de género, consideran los hechos un delito de asesinato y elevan la pena hasta los 20 años, así como la orden de alejamiento a un periodo de 25 años.
(((Habrá ampliación)))