Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hombre acusado de agresión sexual a su hermana en Cabra (Córdoba) niega los hechos

El hombre acusado de la supuesta comisión de un delito de agresión sexual y una falta de lesiones a su hermana, a la que visitó en la localidad cordobesa de Cabra, ha negado que llevara a cabo estos hechos por los que ha sido juzgado este martes en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Córdoba.
Así lo han destacado a Europa Press fuentes judiciales, que detallan que el procesado ha negado cualquier acusación sobre él, al tiempo que precisan que de los testigos que han declarado en la sala "no hay ninguno directo" que observara los hechos. El juicio ha quedado visto para sentencia.
En concreto, la calificación inicial del Ministerio Público, que solicita un total de siete años de prisión y cinco años y medio de orden de alejamiento, recoge que el acusado, M.J.R.T., que vive con sus padres en una población jiennense, el día 4 de diciembre de 2011 fue al municipio cordobés de Cabra, concretamente al domicilio de su hermana para pasar el fin de semana con ella. Esa noche, el acusado salió a cenar con ella, su sobrina y unas amigas. Finalizada la cena, el procesado y su hermana se fueron solos a tomar unas copas, siendo ya la madrugada del día 5 de diciembre, hasta que al amanecer regresaron al domicilio.
Una vez entraron en el salón de la vivienda, el acusado, supuestamente "guiado por ánimo libidinoso", rodeó por detrás con sus brazos a su hermana y "comenzó a tocarle" en distintas partes del cuerpo. Ésta, "desconcertada", le recriminó al procesado su actitud diciéndole que eran hermanos y trató de quitárselo de encima, si bien no lo consiguió, por lo que se inició entre ambos un forcejeo, durante el cual, los dos hermanos cayeron sobre el sofá.
En el sofá, el hombre continuó agarrando y acariciando "con igual ánimo libidinoso", ante lo cual ella comenzó a vomitar y se agachó, momento en el que el procesado aprovechó para "bajarle y quitarle a su hermana los pantalones que vestía y a continuación las bragas", según el fiscal, quien precisa que posteriormente siguió la presunta agresión sexual hacia ella en el dormitorio, al tiempo que la mujer "no dejaba de propinar a su hermano empujones para que el acusado la dejase".
Así, le dijo a gritos que si no la dejaba llamaría a la Policía, momento en el que M.J. cogió su maleta y dándole empujones a la mujer abandonó la vivienda. Tras lo sucedido, la víctima llamó por teléfono a su madre, a quien le contó lo sucedido y le dijo que fuese al médico. Al estar "aterrada", la mujer avisó a su amiga, quien la recogió sobre las 22,00 horas en la estación de autobuses de Lucena y le contó los hechos "vagamente", al tiempo que esta amiga llamó a otra y las tres acudieron de nuevo a la vivienda, donde comprobaron que en el salón había restos de cristal o cerámica y "un pantalón de su amiga tirado en el suelo con los botones arrancados".
De este modo, solicitaron la asistencia de la Policía Nacional y de los servicios sanitarios, con una doctora, que determinó que las lesiones con "hematomas en codos, erosiones lineales en muslos y ansiedad". Por estos hechos, el fiscal pide los siete años de prisión y una multa de 360 euros para el hermano, que ya ha sido condenado por violencia doméstica en el año 2011.