Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acusado del crimen de los holandeses, Juan Cuenca, declara este viernes

El abogado de la familia de las víctimas está a la espera de la realización de nuevas diligencias
Juan Cuenca, acusado del asesinato de la pareja de holandeses Ingrid Visser y Ludewijk Severin en Molina de Segura (Murcia), ha sido citado a declarar este viernes, 25 de abril, ante la titular del Juzgado número 5 de Molina de Segura, Olga Reverte Villar, que instruye el caso.
Cuenca ya solicitó declarar voluntariamente a través de su abogado, José María caballero, quien señaló que su defendido "no hizo absolutamente nada" el día de los hechos, aunque estuvo presente, y quien inició el suceso "fue el propio holandés, quien venía preparado a cobrar sí o sí un dinero, por las buenas o por las malas".
En declaraciones a Europa Press, Caballero declaró que la versión de su defendido está "corroborada por bastantes datos de los que hay en el procedimiento" y, a su juicio, se va a comprobar que "muchas de las conjeturas que se habían hecho hasta el momento no eran ni remotamente cercanas a la realidad".
Caballero matizó que la actuación de su defendido, "en todo caso, sería a posteriori", pero descarta que participara en el homicidio o en el asesinato.
En declaraciones a Europa Press, el abogado de la defensa de la familia de los holandeses, Javier Martínez, explicó que está expectante sobre la nueva declaración de Cuenca, un acusado que ya declaró en Comisaría, cuando inculpó al ex propietario del Club de Voleibol Murcia 2005 Evedasto Lifante y que dio una versión que "poco o nada tiene que ver con lo que dijeron posteriormente los ciudadanos rumanos".
En cualquier caso, Martínez afirmó que las declaraciones efectuadas por los otros dos acusados ante la jueza que instruye el caso, los ciudadanos rumanos Valentín Ion y Constantin Stan "carecen de credibilidad", y los considera autores materiales del crimen junto a Juan Cuenca.
"Las declaraciones que hicieron los ciudadanos rumanos son absolutamente inverosímiles, no son en modo alguno creíbles y, desde nuestro punto de vista son bastante burdas", aseveró el abogado de la familia de Ingrid Visser y Ludewijk Severin.
Cabe recordar que Ion confirmó que estuvo presente en el lugar del crimen en compañía de Cuenca y una tercera persona que hasta ahora no figuraba en la causa, un individuo al parecer de origen eslavo y llamado Danko.
En concreto, confirmó que el suceso tuvo lugar el 14 de mayo de 2013 en la planta inferior de la Casa Colorá de Molina de Segura, y los hechos se desencadenaron, según su versión, porque el holandés Ludewijk Severin se puso "violento" en el transcurso de una discusión y sacó un arma, al parecer, una pistola, por lo que le agredieron "en defensa propia".
En cualquier caso, Ion exculpó a su compatriota Constantin Stan, también imputado en la causa, y que se encontraba en la planta superior de la Casa Colorá cuando sucedieron los hechos.
Stan, por su parte, reconoció a la jueza que instruye el caso que él estaba en el inmueble cuando sucedieron los hechos, pero que se encontraba en una planta superior.
Al parecer, según su declaración, él se había subido al piso superior con una botella de whisky cuando escuchó ruidos de la planta inferior, por lo que bajó a comprobar qué pasaba. Fue entonces cuando encontró a los holandeses fallecidos, tirados sobre el suelo, en presencia de Cuenca e Ion.
Stan aseguró que Ion llevaba manchas de sangre y que había un arma en el escenario del crimen, aunque no precisó sus características. Asimismo, declaró que tanto Cuenca como Ion le habrían explicado en ese momento que habían matado a los holandeses "en defensa propia", por lo que deduce que el arma habría sido portada por los asesinados.
LA FAMILIA DE LOS HOLANDESES, A LA ESPERA DE NUEVAS DILIGENCIAS
El abogado de la familia de los holandeses insiste en considerar que estas declaraciones "no tienen nada que ver con lo que sucedió allí, a las que no prestamos credibilidad".
"Estamos absolutamente convencidos de que los ejecutores materiales de los hechos delictivos, en este caso, el asesinato, son ellos y creemos que así se determinará", añadió Martínez, quien afirmó que las pruebas que hay "son absolutamente inculpatorias".
Por otra parte, Martínez dijo estar a la espera de las nuevas diligencias y avanzó que quedarían nuevas pruebas por practicar.