Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los afectados del ERE de la base de Morón rechazan la huelga pero siguen sus encierros en ayuntamientos

El comité se pregunta "qué ocurriría si esta situación se estuviese dando en Euskadi o Cataluña" y reclama una solución "política"
Los trabajadores afectados por el nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) que promueve Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), la sociedad que gestiona los servicios civiles de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) para las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa, han rechazado la convocatoria de una huelga de cinco días pero van a proseguir con sus encierros en sedes municipales.
De momento, han levantado el encierro protagonizado desde el lunes en el ayuntamiento del municipio del que la base toma su nombre, y este jueves a las 20,00 horas emprenderán otro encierro en el Consistorio de Utrera, gobernado por Francisco Jiménez (PA).
José Armando Rodríguez (UGT), presidente del comité de empresa de VBR, ha manifestado a Europa Press que tras concluir el encierro en el Ayuntamiento de Morón de la Frontera, con reportaje televisivo incluido, las movilizaciones continuarán este jueves con un encierro de 48 horas en el Ayuntamiento de Utrera. Los encierros en los ayuntamientos de Morón y Utrera responden al municipio del que toma su nombre la base y la localidad que alberga la mayor colonia estadounidense de la zona, según ha recordado.
En ese sentido, ha aplaudido el "espectacular apoyo de la comarca de la base" a las movilizaciones de los afectados por este nuevo expediente de regulación de empleo, el tercero que vive la base desde 2010, y las reivindicaciones de la plantilla. Así, ha agradecido el respaldo de los alcaldes de Morón, Juan Manuel Rodríguez (PSOE); Utrera, Francisco Jiménez (PA); Arahal, Miguel Ángel Márquez (IU-CA); o El Coronil, Jerónimo Guerrero (PSOE), así como de los concejales del PP también involucrados en el asunto, porque "a nivel municipal", la plantilla encuentra mucho respaldo.
En cuanto a la convocatoria de huelga de cinco días de duración que el comité de empresa había acordado al objeto de comenzar el 1 de septiembre el paro técnico, dicha movilización no ha contado con el respaldo mayoritario de la asamblea general de trabajadores, según ha reconocido José Armando Rodríguez, quien explica que a la hora de la votación, la convocatoria de huelga no ha prosperado "por un escaso margen de votos". No obstante, se mantienen movilizaciones como protestas en el Parlamento de Andalucía o ante las instituciones estatales, en Madrid.
NUEVA REUNIÓN CON LA EMPRESA
Finalmente, este pasado martes se celebró una nueva reunión entre los representantes de la plantilla y la directiva de VBR, en el marco del periodo de consultas de este nuevo ERE destinado a extinguir 55 puestos de trabajo con indemnizaciones de 20 días de sueldo por cada año de servicio. Los trabajadores, como es sabido, proponen un "plan industrial y social" para ajustar los costes de los servicios civiles de la base sin necesidad de despidos, proponiendo mayores indemnizaciones y la voluntariedad de acogerse al ERE para evitar en la medida de lo posible los despidos traumáticos si, como todo parece indicar, la extinción de contratos se materializa finalmente.
José Armando Rodríguez Además, ha hecho memoria de los golpes sufridos por la plantilla española de la base. Porque después de un primer ERE zanjado mediante acuerdo allá por finales de 2010, cuando fueron extinguidos 119 puestos de empleo, la empresa consumó en septiembre de 2013 un nuevo despido colectivo sobre 66 trabajadores, aquella vez sin acuerdo, y actualmente promueve un nuevo expediente de regulación de empleo para desprenderse de 55 empleados. Todo ello cuando Estados Unidos ha ido ampliando su presencia militar en Morón hasta sumar 850 infantes de marina y 17 aeronaves en estas instalaciones.
"Todos sabemos que Andalucía es una de las regiones donde más se ceba el paro y se da la circunstancia de que ambas bases de utilización conjunta, las de Rota y Morón, se encuentran en nuestra tierra. Es lamentable tener que decirlo, pero EEUU se aprovecha de la miseria social de Andalucía, de una reforma en materia laboral depredadora y de una respuesta política débil tanto de la Junta de Andalucía, como del Gobierno central, para chantajear con la pérdida de más puestos de trabajo".
LA ESTRATEGIA DE ESTADOS UNIDOS
"La estrategia de EEUU es muy clara: primero consiguen que una comarca entera dependa económicamente de ellos, luego imponen sus condiciones en todos los ámbitos y crean la cultura de que son imprescindibles. Al no existir alternativas porque ellos son los únicos que pueden dar empleo, tampoco hay protestas en contra de las bases. Todo esto no es más que un ejemplo más del microimperialismo militar y económico de EEUU", expone el presidente del comité de empresa, quien no logra imaginar "qué ocurriría si esta situación se estuviese dando en Euskadi o Cataluña, porque para empezar, me cuesta imaginar bases americanos en dichas regiones".
Ante este escenario, avisa de que "según los propios alcaldes de la zona, la base restringe el crecimiento y la diversificación económica y se está llegando a un punto en el que hasta los propios trabajadores españoles cuestionan la 'rentabilidad' de cesión de soberanía de España a Estados Unidos".
"Si los americanos vienen aquí para usar nuestras bases y no sólo no mantienen el empleo existente, sino que lo destruyen masivamente, no tiene sentido la cesión de soberanía. La solución a todos nuestros problemas pasa, ineludiblemente, por la vía política", advierte Rodríguez, según el cual "si los 'primeros espadas', los políticos que de verdad que tienen que dar un golpe en la mesa para que EEUU se avenga a razones y respete a los trabajadores, se esconden detrás sus subalternos, pues no nos va a quedar otra que hacernos notar".