Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde de Arrecife pide "paciencia" a la ciudadanía tras su imputación

Vista de la zona acordonada por la Guardia Civil alrededor del Ayuntamiento de Yaiza. EFEtelecinco.es
El alcalde de Arrecife, Enrique Pérez Parrillo (PSOE), ha pedido hoy "paciencia" a la ciudadanía tras conocerse que declaró el pasado martes como imputado ante la Guardia Civil, en el marco de la investigación del "caso Unión", sobre una trama de corrupción municipal y urbanística en Lanzarote.
En un comunicado hecho público hoy, el alcalde afirma que, ante las noticias difundidas por distintos medios de comunicación sobre su "posible implicación" en el caso, desmiente "rotundamente que la imputación por la que he tenido que declarar tenga nada que ver con irregularidades urbanísticas, corrupción o enriquecimiento ilícito".
"Con el deseo -añade-, por el bien de Arrecife y de Lanzarote, de que el trabajo de la Justicia esclarezca los hechos y acabe con la lacra que atenaza nuestro territorio, pido paciencia a la ciudadanía y mantengo mi firme compromiso de seguir luchando, desde cualquier posición que ocupe, por mi pueblo y por mi partido".
Durante la jornada de ayer se confirmó que el alcalde de Arrecife, el socialista Enrique Pérez Parrilla, declaró el pasado martes por la noche ante la Guardia Civil en calidad de imputado por presunto delito urbanístico en el marco de la operación contra la trama de corrupción de Lanzarote.
Según aseguraron a Efe fuentes de la investigación, el alcalde es investigado por supuestas concesiones irregulares de obras y servicios del ayuntamiento lanzaroteño.
Poco después, el PSOE de Lanzarote confirmó que Pérez Parrilla había declarado ante la Guardia Civil como imputado, pero aseguró que por "un presunto delito de prevaricación administrativa".
Veintiuna personas han sido detenidas en esta investigación sobre una trama de corrupción municipal y urbanística que afecta a varias instituciones de la isla de Lanzarote.
De ellos, siete siguen en prisión por decisión judicial y otros catorce quedaron en libertad con cargos, mientras que la Guardia Civil ha interrogado, en calidad de imputados, a al menos otras seis personas supuestamente relacionadas con la trama.
Entre los implicados figuran políticos y cargos públicos de diversos partidos, funcionarios y empresarios.