Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un alcalde de Pontevedra se enfrenta este jueves a un juicio por fraude fiscal que podría acarrear cuatro años de cárcel

El alcalde de la localidad pontevedresa de Portas, Roberto Vázquez, será juzgado este jueves a partir de las 10.30 horas en el Juzgado número 3 de Pontevedra por un delito continuado de falsedad en documento mercantil y otro contra la Hacienda Pública, reconocidos por el regidor municipal, que se ha dado de baja en la militancia del PP, junto a los concejales populares de su grupo de gobierno.
La vista se adelantó a petición de los abogados de Vázquez, para el que la Fiscalía pide que se le imponga una multa de 300.000 euros por la acusación de fraude fiscal y el pago de 15 euros diarios durante 12 meses por el de falsedad, además de penas que suman cuatro años de prisión y otros cuatro de inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo, según consta en el escrito de acusación.
La Fiscalía describe en su escrito las irregularidades cometidas por la sociedad Pazos Souto 2000, constituida hace 12 años con sede en Caldas de Reis, con Roberto Vázquez Souto y José Manuel Pazos López como administradores solidarios, aunque en 2005 el alcalde de Portas se convirtió en único socio y administrador. La empresa, dedicada a la promoción inmobiliaria de viviendas, construcción, reparación y conservación, presentó ese año una declaración fiscal que "no obedecía a las operaciones económicas reales de la misma".
El fiscal Augusto Santaló sostiene que "los gastos fueron incrementados de forma injustificada, declarando unos gastos realizados por empresas que en realidad eran inexistentes". En concreto, se refiere a dos promociones realizadas en Fuerteventura para la construcción de 77 viviendas en los inmuebles denominados El Castillo I y El Castillo II. Para cada uno de ellos, la sociedad Pazos Souto declaró gastos por valor de 202.724 euros y 428.355 euros, a las empresas Mapafuer y Mapacons Insulares, respectivamente, cuyo administrador y socio único era Pablo Vieira Vieira.
"Dichos pagos no se realizaron a las empresas indicadas", según el escrito de acusación, que le atribuye al procesado la elaboración de las facturas y los justificantes de pago emitidos "aparentemente" por dichas sociedades. El fiscal argumenta la imposibilidad de haberse realizado los trabajos correspondientes basándose en que "desde el año 2002 carecían de trabajadores" para acometerlos.
TRIBUTACIÓN
De hecho, tanto Mapafuer como Mapacons no presentaron declaraciones tributarias ni en 2003 ni el 2004, reanudando la tributación en 2005, pero acreditando que "mantienen relaciones comerciales exclusivamente con Pazos Souto 2000", según sostiene la Fiscalía. Sin embargo, los gastos que se declaran "cubren" los ingresos que supuestamente reciben de la empresa dirigida por el regidor municipal de Portas, por lo que "la Hacienda Pública no ingresa nada".
Otro hecho que el fiscal califica de "extraño" es la realización de los pagos "siempre en efectivo". Además, destaca que el administrador de Mapafuer y Mapacons que "teóricamente presentó las declaraciones del impuesto de sociedades del ejercicio 2006", no pudo protagonizar esa gestión porque falleció en febrero de 2005, "firmando, en consecuencia, alguien por él", añade el fiscal.
Santaló sostiene que el propio Roberto Vázquez, o alguien a instancia suya, "presentó presupuestos, facturas y recibos aparentemente expedidos por las mencionadas sociedades, que evidentemente no pudieron ser emitidos por las mismas". El fiscal no cuestiona que las obras no se hayan realizado, sino que "no lo han sido por las empresas que se señalan como constructoras y a las que se dice haber abonado los gastos".
Además de esas dos empresas, la empresa administrada por el alcalde de Portas participó en otras dos promociones -Promociones Villajuán y Promoción Gran Tarajal- "cuya contabilidad no era correcta".