Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alcaldes independentistas desafían al Gobierno pasando su orden por la trituradora

Hasta 712 alcaldes han puesto a disposición del Govern sus locales para organizar el referéndum. Sus nombres se encuentran en una lista de la Asociación de Municipios por la Independencia. El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha ordenado investigarlos a todos. Serán citados a declarar en calidad de investigados ante la Fiscalía provincial, y si se niegan a comparecer, serán detenidos por los Mossos.

Ese es el requerimiento de José Manuel Maza a los alcaldes independentistas. La mayoría, del PDeCat o de Esquerra, irán a declarar, pero no parecen dispuestos a dar marcha atrás en sus intenciones.

“Algunos iremos voluntariamente, otros a lo mejor no, pero todos iremos a declarar, porque no tenemos absolutamente nada que esconder”, afirma Neus Lloveras, presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia.

En esta línea, han convocado una manifestación en la plaza Sant Jaume el próximo sábado.

Los 30 alcaldes de la CUP han declarado que no irán. Más allá, Arran, su facción juvenil propone resistir con muros humanos ante una eventual detección.

El primer edil de Cerdanyola en un significativo gesto hizo trizas, públicamente, la notificación del Tribunal Constitucional.

“Vamos adelante y no vamos a acudir a este requerimiento”, subraya.

 Del mismo modo, el alcalde de Argentona y el de Ametlla de Mar, –éste último de Esquerra Repúblicana–, han pasado la advertencia del Gobierno por la trituradora.