Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La alcaldesa de Malabo solicita apoyo al Ayuntamiento de Villar de Olmo

El Ayuntamiento de Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, ha solicitado al de Villar de Olmo (Comunidad de Madrid), apoyo en la formación de Recursos Humanos y en el saneamiento de la red de agua, según publica hoy la página web oficial del Gobierno ecuatoguineano. En la imagen, viandantes guineanos pasean por una calle céntrica de Malabo. EFEtelecinco.es
El Ayuntamiento de Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, ha solicitado al de Villar de Olmo (Comunidad de Madrid), apoyo en la formación de Recursos Humanos y en el saneamiento de la red de agua, según publica hoy la página web oficial del Gobierno ecuatoguineano.
La alcaldesa de Malabo, María Coloma Edjang Mbengono, hizo esa petición a la delegación del Ayuntamiento de Villar de Olmo que visita Malabo desde el domingo, encabeza por el primer teniente de alcalde, e integrada por técnicos y varios empresarios.
La primera edil del Ayuntamiento de Malabo pidió asimismo, a sus interlocutores, el adiestramiento de sus funcionarios en el manejo de la documentación de archivo y una interrelación con los ayuntamientos filiales.
La donación de camiones y contenedores para la recogida de basura, además de la formación del personal de tráfico, han sido otros de los temas abordados en la entrevista, según la misma fuente.
En 2001, el Ayuntamiento de Madrid donó camiones de basura al de Malabo, durante una visita que realizó a Guinea Ecuatorial el entonces alcalde, José María Álvarez del Manzano.
La acumulación de basura tanto en algunas calles del casco urbano de Malabo, como en sus barrios colindantes, ha sido en algunas ocasiones un factor causante de enfermedades.
En los mercados, donde mayoritariamente los más de 70 habitantes que viven en la capital compran sus alimentos, se acumula basura que nadie limpia, en ocasiones durante más de una semana.