Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho años de prisión para un acusado de abusar sexualmente de una menor de 14 años en Pamplona

El procesado, de 54 años, deberá indemnizar a la víctima con 40.000 euros
La Sección Primera de la Audiencia de Navarra ha condenado a 8 años de prisión a un acusado de haber abusado sexualmente de una menor de 14 años, que quedó embarazada y se le practicó la interrupción del mismo. Según las pruebas forenses realizadas, la probabilidad de paternidad del procesado, que deberá indemnizar a la víctima con 40.000 euros, fue de 99.9%.
En la sentencia se considera probado que el encausado, de 54 años, en el segundo semestre del año 2009 alquiló junto con su pareja una habitación en una vivienda de Pamplona, donde también residían la propietaria y sus dos hijos de 14 y 12 años. Todos ellos eran procedentes de Ecuador y tenían una especial relación de confianza, ya que sus familias mantenían en su país de origen una cordial relación.
El abuso sexual se produjo a principios de diciembre de 2009. A consecuencia de los hechos, la víctima "sufrió tristeza, angustia, sentimientos de bloqueo interior con incapacidad de pensar, gesto autolítico, sensación de hiperalerta, incapacidad de planificar cualquier actividad cotidiana, importante aislamiento, desconfianza de los adultos, pesadillas". Actualmente, a consecuencia de estos hechos "sufre como secuela un trastorno de estrés postraumático de tipo crónico, precisando atención psicológica".
El tribunal explica que, en cuanto a la corroboración de las declaraciones de la menor, no puede obviarse que ya desde el inicio del procedimiento ella refirió la agresión sufrida por parte del inculpado y pese a la negativa inicial de este ha mantenido en todo momento el mismo relato de los hechos.
Además, resalta la Audiencia, la prueba pericial practicada demostró que la menor había quedado embarazada y que, analizado el perfil genético de las muestras correspondientes a restos fetales y placentarios, la probabilidad de paternidad fue de 99.9999989%, lo que corrobora por tanto "la veracidad de sus manifestaciones contenidas en la denuncia respecto al mismo, de lo que cabe concluir que el contenido de su testimonio sobre los hechos denunciados era cierto".