Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las antenas de móviles centran el debate para situar a los acusados de la muerte de Marta del Castillo

Recogida de firmas durante la pasada la Feria del Libro de Madrid en exigencia de justicia por la muerte de Marta del Castillo. EFEtelecinco.es
Los repetidores de telefonía y su utilidad para situar a los usuarios de móviles en un determinado lugar y hora están centrando el debate entre los abogados del "caso Marta del Castillo" por su valor como prueba objetiva de los movimientos de cada acusado la noche del crimen.
La Policía, en informes elevados al juez de instrucción 4 de Sevilla, ha desmenuzado los listados de las compañías telefónicas sobre todas las llamadas realizadas y recibidas por los cinco acusados la noche del 24 de enero, cuando Marta fue asesinada y sacada del piso de la calle León XIII de Sevilla por un número no determinado de personas y a una hora no precisada entre las 20.30 horas y las 4 horas de la siguiente madrugada.
Los informes de las compañías telefónicas han servido hasta ahora para situar a Francisco Javier D.M., hermano del asesino confeso, lejos del piso a la hora en la que, según el juez, se quedó "limpiando restos y huellas" después de que otros tres acusados sacaran el cuerpo de la joven y se deshicieran de él.
Además, han servido para situar a Samuel B.P., acusado de ayudar al asesino confeso a deshacerse del cuerpo, en la localidad sevillana de Dos Hermanas (Sevilla) entre las 21 horas del 24 de enero y las 2.20 horas del día 25, cuando se trasladó a Sevilla para unirse al grupo que buscaba a la joven.
Los últimos escritos de los abogados a favor y en contra de que sean exculpados Francisco Javier y su novia María G.M. han vuelto a utilizar el posicionamiento de los móviles ya que, según la defensa, se trata de un "dato técnico con un escaso margen de error".
El abogado de los padres de Marta se ha opuesto a que sea exculpada María G.M. porque a las 2.01 horas del día 25 llamó a su novio y su móvil utilizó la antena de la calle Cervis, que "no se corresponde con el domicilio de la calle León XIII, por muy saturadas que estén las antenas", según un informe de la Policía.
Sin embargo, un informe posterior de la empresa Orange dijo al juzgado que la calle León XIII "no tiene un servidor claro y es probable que en los interiores pueda servir la estación de Cervis".
Fuentes del caso han recordado a Efe que las antenas repetidoras fueron uno de los argumentos centrales del juicio celebrado en Moscú por el asesinato de la periodista Anna Politovskaya, que concluyó en febrero pasado con una sentencia absolutoria pese a que los móviles de los dos presuntos asesinos fueron situados en el lugar del crimen a la misma hora en que se cometió.
Los dos procesados intercambiaron llamadas coincidiendo con los movimientos claves de los asesinos captados por la cámara de seguridad de un banco, pero luego resultaron absueltos porque declararon que no recordaban si aquella noche hablaron entre ellos o si tenían los móviles consigo.
En el "caso Marta", los repetidores han situado el móvil del asesino confeso, Miguel C.D., a partir de las 00.10 horas en Camas (Sevilla), lo que confirma su declaración de que a partir de esa hora estuvo en la casa de su novia.
Una de esas llamadas fue de la madre de Marta, que habló con él a la 1.37 horas y le dijo que llamaría a la Policía, pero tales datos contrastan con el testimonio, que el juez cree de gran verosimilitud, de un vecino de León XIII que a la 1.30 horas lo vio en el portal de su vivienda con la silla de ruedas con la que, presuntamente, arrojó el cadáver a un contenedor.
El abogado de María ha pedido que el caso sea sobreseído respecto a ella porque el asesino confeso ya había salido del piso donde se cometió el crimen cuando ella llegó hacia las 00.15 horas.
Según el recurso de este letrado, José Antonio Salazar, la presencia de Miguel en Camas a esa hora no está respaldada "por la flaqueza de la memoria humana, sino por el rigor tecnológico de las antenas repetidoras", a las que "tanta fiabilidad se le da en la presente investigación y en toda investigación criminológica moderna".
Fuentes de las acusaciones, consultadas por Efe, han restado valor a los informes de posicionamiento de móviles pues consideran que los acusados podrían disponer de varios teléfonos y usarlos indistintamente.

Por Amanda González de Aledo