Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe de antidisturbios de Mossos anuncia cambios en el control de las pelotas de goma

El jefe de la Brigada Móvil (Brimo) de los Mossos d'Esquadra, Marc Caparrós, ha explicado este lunes ante el juez del caso Ester Quintana, que perdió un ojo a causa de una pelota de goma, que se introducirán cambios en el sistema de control y recuento de las pelotas utilizadas en una actuación policial, según fuentes judiciales.
Durante su declaración como testigo ante el titular del Juzgado de Instrucción 11 de Barcelona, que lleva el caso de Quintana que perdió un ojo en la huelga general del 14 de noviembre de 2012 presuntamente por el impacto de una pelota de goma, Caparrós ha indicado que el recuento de las pelotas se hace manualmente y que no se elabora ninguna acta.
Caparrós ha asegurado que durante toda la jornada de huelga no se dispararon pelotas de goma porque el director general de la Policía no dio la orden y es el único que puede hacerlo, y además ha señalado que al inicio y al final del dispositivo los Mossos tenían la misma cifra de pelotas.
No obstante, ante el juez ha admitido que no tenían ningún documento que recogiera este procedimiento, que se hace en base a la declaración de los responsables de cada furgoneta, algo que ahora cambiará.
En declaraciones a los medios, la abogada de Ester Quintana, Laia Serra, ha opinado que durante la declaración de Caparrós ha "reconocido una serie de deficiencias en la fiscalización en el funcionamiento de la Brimo" y que, a su entender, esto demuestra que hasta ahora no se estaba haciendo con rigor.
JUSTIFICA APARTAR A MOSSOS
Asimismo, el responsable policial ha justificado ante el juez que apartaran del Cuerpo a seis agentes de la furgoneta 414 que actuó en la zona donde fue herida Quintana por una pérdida de confianza por el cambio de versión sobre su actuación, acreditada por unas imágenes.
Esta nueva información interna recogía que los integrantes de una furgoneta que supuestamente no habían intervenido en la escena sí que actuó y llegó a disparar una salva, algo que los agentes después negaron al comparecer ante el juez.
Estos agentes, que negaron haber actuado y aseguraron que no se disparó ninguna salva, declararon ante el juez que nadie les había interrogado, aunque este lunes Caparrós ha reiterado que él mismo les interrogó.