Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El policía que arrebató el cuchillo en Melilla: "Venía con las ideas muy claras tras amenazar a un compañero"

El policía que ha resultado herido en la frontera de Beni Enzar en Melilla no dudó a la hora de tratar de arrebatar el cuchillo de grandes dimensiones que portaba un hombre de 29 años de origen marroquí. "Me abalanzo cuando compruebo que venía con las ideas muy claras tras amenazar segundos antes a otro compañero", ha explicado L.A.R.R, agente de 35 años destinado a la plantilla de la Unidad de Intervención Policial (UIP) en Granada.

"Lo veo desde lejos dirigiéndose con amenazas a este compañero de la plantilla de Melilla y decido ponerme en alerta cuando el individuo avanza hacia territorio español", ha relatado este agente de la Policía que ha resultado herido en su dedo del corazón de la mano izquierda. "Actuaba con total frialdad, no había dudas de que iba con las ideas muy claras", ha precisado.
L.A.R.R. ha insistido en el escaso margen de respuesta de este tipo de amenazas. "Hay que decidir muy rápido y de forma proporcional", ha señalado, mostrando su opinión favorable para que se habilite en este tipo de situaciones sistemas de protección intermedia como la pistola eléctrica tipo Táser.
"Se está hablando mucho de la Táser y la verdad es que parece que sería bastante factible y muy positivo", ha comentado este agente de la UIP que ingresó hace siete años en la Policía Nacional. Este policía se remite a la información oficial para evitar comentar nada sobre el móvil, señalando que han sido otros agentes de la Jefatura Superior de Melilla los encargados de proceder al interrogatorio y posterior atestado.
La Delegación del Gobierno ha asegurado que no se descarta la hipótesis terrorista como móvil de un incidente ocurrido a las 7.35 horas de este martes por un individuo que llegó a gritar "Allahu akbar", es decir, "Alá es el más grande".
El agente L.A.R.R. ha atendido a la llamada de Europa Press desde Melilla. Mañana miércoles vuelve con su grupo de UIP a Granada tras cumplir los 15 días de comisión de servicios en Beni Enzar, la frontera que separa a Melilla y Marruecos. En este tiempo dice que no ha vivido una situación similar en un paso fronterizo con "entre 2.000 y 4.000 personas en tránsito cada día".
LLAMADA DEL MINISTRO
El policía que ha arrebatado el cuchillo del marroquí de 29 años con problemas mentales defiende "al 100% la intervención limpia de todos sus compañeros", especialmente del encargado de arrojar a la cabeza del agresor un bolardo de plástico de los usados para dirigir el tráfico de vehículos en la frontera.
Este segundo policía, P.M.S., ha sido más escueto ante las preguntas: "Hay poco que explicar, las imágenes hablan por sí solas". Ambos agentes están agradecidos por la llamada realizada por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. "La verdad es que su trato con nosotros ha sido muy agradable", han señalado.
El propio ministro ha sido el primero de informar sobre el incidente. A media mañana ha difundido en Twitter el vídeo en el que se aprecia cómo el ciudadano marroquí, con polo azul y bermudas de color claro, es reducido después de que un policía le arroje a la cabeza un bolardo de los que estaban usando para regular el tráfico en Beni Enzar.
Fuentes policiales precisaron que eran las 7.35 horas y que portaba un cuchillo al grito de "Allahu akbar", es decir, "Alá es el más grande". En las imágenes, de algo más de un minuto de duración, se ve que los agentes se percatan del riesgo. Uno de ellos llega a sacar su porra reglamentaria.
Tras unos segundos de confusión y carreras, en la imagen aparece el individuo, que es rodeado a un par de metros de distancia por siete agentes, incluido uno con escudo de protección. En un momento en el que se detiene y miraba al suelo un instante, un policía nacional lo sorprende a la carrera por detrás arrojándole con ambas manos uno bolardo de plástico de color blanco.