Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El arzobispo de Barcelona se muestra "contento" de que se haya encontrado una solución para la investidura

El nuevo arzobispo de Barcelona, Joan Josep Omella, ha asegurado este domingo que está "contento" de que se haya encontrado una solución para la investidura del inminente presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y ha explicado que orará para que la sociedad de Cataluña pueda avanzar.
En una entrevista en TV3 recogida por Europa Press, ha asegurado que respeta la hoja de ruta de Cataluña, pero ha afirmado que "la Iglesia no entra a juzgar" los procesos políticos, y ha deseado que la sociedad de Cataluña pueda avanzar en comunión, en derechos humanos y en respeto de los más pobres, entre otros.
Por otra parte, ha considerado que entre los dirigentes políticos la prioridad debería ser un pacto social para hacer el "bien común", y así las cosas irían mejor, ha dicho.
Omella, que también es presidente de la Comisión Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Española, ha dicho que cuando unos quieren imponer su proyecto social deben pensar que "hay otros que quieren otra cosa".
"Somos todos un poco dictadores", ha valorado Omella, que ha alertado de que todos los políticos hablan de pacto pero no dan el brazo a torcer al querer imponer sus posiciones, y en cambio, según él, deberían ceder más.
Para sus tareas como arzobispo ha dicho que procurará mantener "la boca cerrada y las manos abiertas" para ayudar y andar junto a la gente.