Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acusado de asesinar a una joven italiana en 2008 en Lloret de Mar admite que la mató pero niega haberla violado

El fiscal asegura que 'El Gordo' ha mentido para que no se le condene por agresión sexual
El acusado de agredir sexualmente y asesinar a la joven italiana de 23 años el verano de 2008 en Lloret de Mar (Girona), Víctor D.S. 'El Gordo', ha utilizado el último turno de palabra para declararse culpable de homicidio, aunque ha insistido en que no violó a Federica Squarise tal como apuntan el ministerio fiscal y las acusaciones particular y popular.
'El Gordo' también ha aprovechado la ocasión para pedir perdón a la familia de la chica, los padres y la hermana, que han estado presentes todos los días de la vista oral, y ha asegurado estar "muy arrepentido" por lo sucedido, ya que él no vino a España --es originario de Uruguay-- con la mentalidad de cometer el delito, sino con la intención de mejorar su calidad de vida.
Después de su último turno de palabra, el juicio ha quedado visto para sentencia; el procesado se enfrenta a una petición de pena de 30 años de cárcel.
HASTA 13 CONTRADICCIONES
La vista oral de este jueves ha servido además para que todas las partes presentaran sus conclusiones definitivas y los informes en relación a lo sucedido la noche del 30 de junio al 1 de julio de 2008 en Lloret de Mar; el fiscal, Víctor Pillado, ha recordado que el acusado se ha contradicho hasta en trece ocasiones si se tienen en cuenta su declaración en fase instructora y la que ha hecho en el juicio oral.
Por este motivo, Pillado ha afirmado que el procesado "ha mentido" para evitar que se le condene por el delito de agresión sexual y en su beneficio, "para atenuar su responsabilidad criminal" y por tanto rebajar la pena de asesinato a la de homicidio y que se desestime la agresión sexual por acceso carnal.
Ha detallado una a una las principales contradicciones, entre ellas, que el acusado dijo en la declaración policial y judicial que los arañazos que tenía en los brazos se los hizo moviendo una estantería o mientras corría a casa después del crimen, mientras que durante el juicio expuso que fue Squarise quién le arañó intentado defenderse.
Otro punto discordante, por ejemplo, es cuando se desnudaron, ya que en un primer momento 'El Gordo' afirmó que fue él quien desnudó a la joven, mientras que ahora asegura que fue ella quien se quitó la ropa.
El fiscal también ha resaltado las dos versiones en relación al estado de la chica cuando el procesado la mató, primero explicó que la ahogó apretándole el cuello y que después la asfixió con la ropa que había en el suelo, mientras que ahora dice que lo hizo todo a la vez.
Por otro lado, 'El Gordo' explicó que cuando vio que la chica estaba inconsciente --después de ahogarla-- "la remató" con la ropa, y ahora insiste en que no estaba inconsciente y que pudo defenderse.
Así, hasta trece contradicciones comparando las versiones que ha dado el acusado ante la policía y ante el juez y lo que ha expuesto en la vista oral, además de un largo listado de contradicciones también con los testigos que han ido declarando estos días en la Audiencia de Girona.
Después de esto el fiscal se ha reafirmado en que existen dos delitos: el abuso sexual con acceso carnal y el asesinato; el abuso sexual porque existe ausencia de no violencia o intimidación; ausencia de consentimiento, ya que la chica tenía las capacidades "mermadas"; y porque sí hay acceso carnal tal como reconoció el acusado al afirmar que le metió "la puntita", un hecho que ha negado en el juicio.
Para el fiscal, el motivo real del crimen es este delito de abuso sexual, ya que "la mata porqué previamente abusó de ella y es consciente de que había cometido un delito".
También ha justificado el asesinato exponiendo que hay acción de matar --el acusado ha reconocido el crimen--, intencionalidad y alevosía porque es una agresión sorpresiva que la víctima, con las capacidades de defensa a la mínima, no espera.
El abogado de la acusación particular, Francesc Co, se ha sumado a las exposiciones del ministerio fiscal y ha recordado la biografía especial de 'El Gordo' "plagada de reyertas y peleas", lo que indica que es una persona agresiva, ha dicho.
Por su parte, la acusación popular, representada por el letrado Carles Monguilod, ha defendido su postura exponiendo que la verdad de los hechos ha quedado demostrada gracias a "las palabras de la víctima reproducidas por el mismo acusado", quién afirmó que de camino al parque la chica no habló y que cuando lo hizo fue para decirle a 'El Gordo' que parara.
LA CHICA CONSINTIÓ EL JUEGO SEXUAL, SEGÚN LA DEFENSA
El abogado defensor, Samuel García, también ha confirmado su versión inicial de los hechos y que ha quedado probado que la chica consintió "el inicio del juego erótico".
"Squarise tenía las capacidades de defensa mermadas, pero no anuladas por lo que pudo defenderse", ha añadido el letrado en su exposición, y ha insistido en que el delito sexual fue consentido ya que siempre existió consentimiento, un hecho que viene corroborado por los forenses que no detectaron la existencia del forzamiento.
Así, 'El Gordo' se enfrenta a una pena de 30 años de cárcel por los delitos de abuso sexual con acceso carnal y asesinato, y a una indemnización de 200.000 euros para los padres de la joven víctima, una cifra que en el caso de la acusación particular asciende a 380.000 euros; la defensa, por su parte, pide cinco años de cárcel por un delito de homicidio con hasta tres atenuantes.