Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una de las asistentes al Arena asegura que accedió con una entrada grupal que Flores negó haber vendido

Una de las asistentes a la macrofiesta de Halloween del 1 de noviembre de 2012 en el Madrid Arena, Lucía Ramos, ha asegurado este miércoles que accedió al recinto municipal con una entrada grupal para ocho personas comprada a través de Internet, un tipo de tiquets que el promotor de la fiesta, Miguel Ángel Flores, negó que hubiera puesto a la venta durante su declaración.
Así lo ha asegurado Ramos durante su declaración en la Sala Cero de la Audiencia Provincial de Madrid, donde ha asegurado que "nada más entrar" bajaron a la pista. Allí, dos de sus amigas se separaron. Llegaron a la pista central por una puerta "a un lateral del pabellón".
En la pista estuvo "como mucho 10 minutos" porque había "un agobio brutal", ha asegurado. Decidió salir por la puerta del vomitorio de la avalancha porque en el escenario la sensación era de que "todo estaba igual de lleno" y salieron por la puerta que más cerca tenían. Pretendían no separarse pero "fue imposible". Ramos no llegó a caer en el vomitorio. Consiguió llegar hasta una de sus amigas, la cual estaba protegida por un chico.
Ambas pidieron ayuda a ese mismo chico, que les cogió de los brazos y las devolvió a la pista central. Ha señalado que la puerta del pasillo estaba al fondo. Vio vallas cerrando algunas de las puertas de salida de emergencia, y recriminó a los miembros de Seguridad que las puertas estuvieran tapadas "con lo que estaba ocurriendo". Ella consiguió salir por una puerta que había en una cristalera.