Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una asociación examinará la "calidad democrática" de los programas electorales

La Asociación de Consumidores de Productos Electorales (ACPE) se ha comprometido a examinar la "calidad democrática" de los programas electorales de los partidos políticos para los comicios europeos del próximo 25 de mayo, un estudio con la misma lógica de los que realizan las organizaciones de consumidores.
Ante la proximidad de las elecciones al Parlamento Europeo, la proliferación de nuevos partidos y la previsible fragmentación del electorado, la ACPE piensa evaluar y comparar entre sí los programas presentados, así como analizar el funcionamiento interno de los partidos, tanto en la elaboración de los programas como en sus mecanismos de formación de las listas electorales.
El siguiente paso que anuncia la asociación es la fiscalización de la labor de los cargos electos para comprobar si cumplen o no con lo prometido y con su cometido, y si llevan las exigencias de Gobierno Abierto y Transparencia a sus instituciones destino.
Para todo ello, la ACPE cuenta con una herramienta informática de análisis de programas y con 'sellos de calidad democrática', donde se evaluarán aspectos relacionados con la transparencia, la apertura y la participación.
Y DESPUÉS, HOJAS DE RECLAMACIÓN
Su labor no acabará ahí porque, según aseguran los promotores de ACPE en un comunicado recogido por Europa Press, más adelante presentarán incluso 'hojas de reclamación' para los electores que se consideren "estafados" con los productos electorales.
La asociación, promovida por expertos de plataformas dedicados a la calidad democrática, quiere constituirse así en un "lobby ciudadano que pretende influir en el buen funcionamiento de los procesos electorales y, en general, de la Democracia, sin necesidad de tener que concurrir como un partido más". "Simplemente agrupando a los electores, haciéndolos fuertes, colaborando en el aumento de las capacidades de fiscalización y control de gobierno por parte de la ciudadanía", sostienen.