Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

40 personas desalojadas de un edificio por problemas estructurales

Los servicios sociales municipales han atendido a una cuarentena de personas, después de que los Bomberos de Barcelona desalojaran de forma preventiva un edificio de viviendas en la calle Santa Rosalia del distrito de Horta-Guinardó por "problemas estructurales" en la finca, ha informado este sábado el Ayuntamiento en un comunicado.

Los servicios sociales municipales atendieron a una cuarentena de personas de los 31 pisos con los que cuenta la finca, de las que 16 han pasado la noche en el nuevo servicio de estancias breves del Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona, dos en un hotel y el resto en casa de familiares.
Los Bomberos recibieron la tarde del viernes la llamada de un vecino que, tras retirar un falso techo, alertó del mal estado de las vigas, y los Bomberos, con las catas realizadas, comprobaron el deterioramento de la estructura y ordenaron el desalojo de cinco pisos, de diferentes plantas, ubicados en un extremo del inmueble.
La concejal del distrito de Horta-Guinardó, Francina Vila, se desplazó hasta la finca del barrio de la Teixonera y, de acuerdo con los Bomberos y garantizar la tranquilidad de los vecinos, ordenó desalojar preventivamente toda la finca pasada la medianoche.
ESTUDIO ESTRUCTURAL
El distrito contrató el 14 de octubre a la empresa Copca un estudio estructural completo del edificio, fruto de una reunión el 16 de septiembre de la concejal con los vecinos en la que la alertaron del mal estado de conservación del edificio a consecuencia de la "evidente falta de mantenimiento por parte de la comunidad de propietarios".
El 23 de septiembre, los Bomberos efectuaron una visita y apuntalaron diversas zonas de la finca, e instaron a realizar una inspección por parte de los servicios técnicos.
El estudio preliminar mostraba deficiencias pero no peligro inminente de colapso estructural del edificio, y, en paralelo, el distrito inició un expediente para requerir a los propietarios que realizaran las obras necesarias de mantenimiento.
Ante el desalojo de la finca, que se ha producido poco después de la medianoche, el Ayuntamiento esperará a conocer las conclusiones del informe técnico de Copca para tomar cualquier decisión o acordar posibles medidas con los afectados.
Los vecinos podrán recoger sus pertenencias a lo largo del fin de semana acompañados de los Bomberos, que les facilitarán el acceso a sus viviendas.
Esta finca de la calle Santa Rosalia se encuentra afectada por el Plan General Metropolitano (PGM) del Carmel, ahora en revisión, y está prevista su expropiación.