Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez apunta a nuevos altos cargos que auspiciaron prácticas "pseudomafiosas" en la Policía Local de Palma

El titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Palma de Mallorca, Manuel Penalva, ha acordado prorrogar un mes más el secreto de las pesquisas en torno a la presunta trama de corrupción urdida en el seno de la Policía Local, y en su auto apunta a nuevos altos cargos políticos -cuyos nombres evita mencionar- y empresarios vinculados con las prácticas "pseudomafiosas" llevadas a cabo por una "organización criminal" cuyos miembros son "auténticos maestros del engaño, la manipulación, la mentira, la ocultación y la alteración de pruebas".
Mediante una dura resolución de 52 páginas, a la que ha tenido acceso Europa Press, el juez detalla de forma pormenorizada las actuaciones ilegales desplegadas por los agentes investigados -más de trece se encuentran en prisión sin fianza-, a quienes se refiere como personas "sin escrúpulos" así como "delincuentes indignos del uniforme que visten y que tienen por bandera la coacción, la amenaza, la extorsión y la intimidación".
"No queda otro remedio que destacar la septicemia que invade a una parte de la Policía Local", asevera el magistrado quien recrimina que, aunque "ningún colectivo está exento de padecer la existencia de personas sin escrúpulos entre sus miembros, lo que resulta absolutamente insólito y a la vez descorazonador es que la cabeza visible de esos agentes", en alusión al hasta ahora comisario jefe de la Policía Local de Palma, Antoni Morey, "ampare, aplauda y aliente a unos presuntos delincuentes que en sus propias palabras considera ejemplos a seguir".
En concreto, el juez apunta a la comisión de delitos contra la salud pública, tráfico de influencias, prevaricación, negociaciones prohibidas, uso de información privilegiada, coacciones, amenazas, extorsión y nuevos delitos de cohecho cometidos por numerosos agentes, cuyas conductas, añade, "están como mínimo al borde del limite jurídico que traza el tipo penal de la sedición".
(HABRÁ AMPLIACIÓN)