Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La autopsia a la niña fallecida en Pizarra apunta a muerte por un traumatismo craneoencefálico severo

La autopsia a la niña en Pizarra apunta a muerte por un traumatismo craneoencefálico severoEFE

El informe preliminar de la autopsia practicada al cuerpo de la niña de tres años, desaparecida mientras cenaba con sus padres en la terraza de un restaurante del municipio malagueño de Pizarra, apunta a que el fallecimiento de la pequeña se ha producido por un traumatismo craneoencefálico severo, según ha asegurado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

La autopsia se ha practicado en el Instituto de Medicina Legal (IML), tras lo que se ha realizado un informe preliminar, en el que se indica que "el fallecimiento de la niña de tres años se ha producido por muerte violenta por traumatismo craneoencefálico severo", y que ya ha sido entregado al Juzgado de Guardia de Incidencias, el Instrucción numero 13 de Málaga capital.
Dicho juzgado ya ha ordenado la entrega del cuerpo de la menor a la familia, han indicado las fuentes, quienes han apuntado que el juzgado que investigará la muerte de la niña será el Instrucción 10, que se encontraba en funciones de guardia de incidencias en el momento de los hechos.
El cuerpo sin vida de Lucía fue localizado a varios kilómetros del lugar de la desaparición, en concreto, junto a la línea de Cercanías, en un muro de la vía, ya dentro del término municipal de Álora. Presentaba un golpe en la cabeza.
Fuentes cercanas a la investigación han señalado que, tras el levantamiento del cadáver y después de la inspección ocular de la Policía Judicial de la Guardia Civil, la principal hipótesis que se baraja es que la niña se habría ido andando por las vías durante unos tres kilómetros, se podría haber quedado acurrucada o dormida y habría sido golpeada por un tren. No obstante, se mantienen abiertas otras líneas de investigación.