Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas avisa de que sin CDC no habrá independencia

Junto a Homs argumenta que votar CDC es reforzar el Govern de Puigdemont
El expresidente de la Generalitat y líder de CDC, Artur Mas, ha defendido este lunes que su partido es garantía de conseguir un Estado propio, tras advertir de que "alguna fuerza muy de extremo puede fallar, pero si falla CDC no habrá independencia".
"Puede fallar alguien que está muy al extremo, que están divididos, pero CDC debe tener unidad interna, ser fuerte y no fallar, porque, si fallara, entonces difícilmente habrá independencia", ha avisado en un mitin en Sabadell con los candidatos Francesc Homs y Miquel Calçada.
Según Mas, se han vivido situaciones complicadas en Cataluña por los obstáculos que han puesto determinados partidos, pero la centralidad de CDC no puede fallar porque entonces el objetivo de la independencia se habrá "acabado".
También ha vaticinado que tras el 26J habrá "un gobierno y un presidente débil", al no prever que haya una mayoría clara, por lo que ha pedido aprovechar estas elecciones para que en Cataluña haya un presidente de la Generalitat fuerte y reforzar así su liderazgo.
"Un presidente fuerte en Cataluña significa votar a CDC este domingo porque es de CDC, y representa a JxSí, que CDC impulsó como el que más", ha sostenido el presidente del partido, erigiendo así la apuesta por su partido como el voto decisivo y útil.
FRANCESC HOMS Y MIQUEL CALÇADA
En la misma línea se ha expresado Homs, que ha argumentado que votar a CDC es hacerlo para reforzar a Puigdemont, además de ser una apuesta por la defensa de Cataluña y un compromiso para echar al PP del Gobierno.
"Somos la garantía de que esta gente del PP deje de estar, porque hacen daño a Cataluña y también a España en la medida de que seremos decisivos", ha dicho.
Miquel Calçada ha deseado ser "un ciudadano del mundo con un pasaporte en el bolsillo" con la nacionalidad catalana, y vivir así en un Estado propio justo, democrático, con menos diferencias económicas y donde no se pueda encarcelar por poner urnas en la calle, en alusión al 9N.