Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer ministro británico dice que el objetivo militar en Afganistán es debilitar a los talibanes

El primer ministro británico, Gordon Brown, quien se encuentra en Afganistán, aseguró hoy que el objetivo de las fuerzas internacionales desplegadas en este país es debilitar a la insurgencia talibán y que las tropas afganas se hagan cargo de la seguridad.
El jefe del Gobierno británico se reunió hoy con el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, en la ciudad meridional de Kandahar, con quien acordó intensificar la coordinación militar.
Según un comunicado de la Presidencia afgana, ambos líderes revisaron la situación de la seguridad y reiteraron su compromiso en erradicar el terrorismo en el país.
Karzai prometió que enviará el próximo año 10.000 soldados del Ejército afgano a las provincias meridionales de Helmand y Kandahar, principales núcleos del movimiento talibán, y pidió a Brown el apoyo de las fuerzas internacionales para su entrenamiento.
Además, el presidente conminó a Brown a colaborar en materia de equipamiento con las fuerzas afganas.
Ambos mandatarios hablaron de la conferencia sobre Afganistán que tendrá lugar a finales del próximo mes de enero en Londres, para la que el presidente afgano ya se está preparando, reza la nota.
Estaba previsto que Karzai y Brown se reunieran con un grupo de líderes tribales en Helmand, donde se encuentra destacada la mayor parte de las tropas británicas, pero el mal tiempo impidió al presidente afgano viajar por aire hasta Lashkargah, la capital provincial.
El primer ministro británico llegó ayer a Afganistán en una visita no anunciada y pasó la noche con las tropas del Reino Unido desplegadas en el país, un gesto con el que quiso apoyar a sus fuerzas, que este año han sufrido cien bajas.
"Quería estar aquí con las tropas para agradecerles lo que están haciendo. Quería ver cómo era trabajar con ellos", dijo.
Asimismo, Brown mantuvo esta mañana conversaciones con los altos mandos militares británicos y vio los nuevos equipos de defensa comprados recientemente para los soldados, informaron fuentes oficiales en Londres.
El jefe del Gobierno británico ha viajado a Afganistán después de que el pasado 30 de noviembre anunciara el despliegue de 500 soldados adicionales en el país, lo que elevará las fuerzas del Reino Unido a más de 10.000 efectivos.
La visita de Brown tiene lugar después de que esta misma semana el secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, revisara con el presidente Karzai la estrategia de Estados Unidos en Afganistán.
Tras su encuentro con Gates, Karzai pidió ayuda a la comunidad internacional y en particular a Washington para que Afganistán sea capaz de tener unas fuerzas de seguridad autosuficientes en 15 ó 20 años.
EEUU, que ha aprobado recientemente el envío de un contingente adicional de 30.000 soldados, se propone mejorar la formación de las tropas afganas y transferirles de forma gradual la seguridad en el país, donde la violencia talibán se ha intensificado.
Karzai se ha comprometido a que el Ejército afgano asuma el liderazgo de las operaciones contra la insurgencia en todas las provincias del país en los próximos cinco años.
El objetivo es que las fuerzas de seguridad afganas alcancen los 400.000 efectivos -160.000 policías y 240.000 soldados- frente a los 95.000 con los que cuenta actualmente el Ejército y los 93.000 de la Policía.