Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los candidatos a presidir la Comisión coinciden en combinar las sanciones con el diálogo con Rusia

Avisan de que si los líderes europeos eligen a un aspirante alternativo sería "el fin de la democracia europea"
Los candidatos de los principales grupos políticos europeos a presidir la Comisión tras las elecciones a la Eurocámara del próximo 25 de mayo han coincidido este lunes, durante el primer debate televisado de la precampaña, en la necesidad de combinar las sanciones con el diálogo con Rusia para encontrar una "solución diplomática" a la actual crisis en Ucrania.
En el debate -celebrado en inglés y transmitido por la cadena Euronews desde la ciudad holandesa de Maastricht- han participado el aspirante conservador, el luxemburgués Jean-Claude Juncker; el socialista, el alemán Martin Schulz; el liberal, el belga Guy Verhofstadt; y la candidata verde, la alemana Ska Keller. El único ausente ha sido el representante de Izquierda Unitaria, el griego Alexis Tsipras.
Los candidatos han defendido que uno de ellos -previsiblemente aquel cuyo partido gane las elecciones a la Eurocámara- debe ser el sustituto de José Manuel Durao Barroso al frente de la Comisión. "Sería el fin de la democracia europea si el Consejo Europeo, tras estos debates y elecciones, escoge a alguien de fuera", ha dicho Verhofstadt. "Quiero ser el presidente de la Comisión como resultado de una votación democrática de los ciudadanos europeos y no como resultado de un debate a puerta cerrada entre los jefes de Estado y de Gobierno", ha abundado Schulz.
Según el Tratado de Lisboa, los líderes europeos deben elegir al próximo presidente de la Comisión "teniendo en cuenta" el resultado de las elecciones europeas. Por ello, los principales grupos políticos han decidido nombrar a sus candidatos. Pero el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha expresado sus dudas sobre este sistema y no está claro que los líderes europeos vayan a aceptar a los aspirantes propuestos.
Sobre la crisis por la intervención de Rusia, Juncker ha dicho que "los que critican a Europa por tener una reacción demasiado débil quieren ir a la guerra, porque esa es la única alternativa a las sanciones". "Tenemos que reforzar las sanciones, pero necesitamos no sólo presión sino también diálogo", ha sostenido el luxemburgués, que ha dicho que Ucrania no entrará en la UE en los próximos 10 años.
También el candidato socialista ha dicho que no ve a Kiev dentro del club comunitario en los próximos cinco años y ha reclamado "pasos diplomáticos" además de las sanciones contra Rusia. "Esto no es ingenuo, sino necesario", ha alegado. Por su parte la aspirante verde ha defendido también "mantener la puerta abierta al diálogo". "No tiene sentido aumentar la tensión, no debemos situarnos en una retórica de guerra fría", ha dicho.
El más beligerante ha sido el liberal Verhofstadt, que ha tachado a Putin de "autoritario" y ha reclamado a la UE que endurezca las sanciones contra Rusia. Pero incluso él ha dicho que "no se trata de sanciones económicas sino de sanciones contra el entorno de Putin".
Los candidatos han coincidido también en la necesidad de reducir la dependencia energética de la UE respecto a Rusia y de crear una "unión energética europea". En este punto, Juncker se ha alejado de las posiciones tradicionales del PP europeo y ha asegurado que no está a favor de la energía nuclear ni tampoco del 'fracking' "porque esto crea problemas medioambientales". Por su parte, Keller ha pedido que el 100% de la energía de la UE venga de fuentes renovables desde 2050.
Por lo demás, el formato encorsetado del debate, con intervenciones limitadas a veces a 30 segundos y la imposibilidad de réplicas y contrarréplicas, ha limitado la posibilidad de contrastar las posiciones de los candidatos. En materia económica, Schulz y Keller han reclamado más inversiones, mientras que Juncker y Verhofstadt han insistido en rechazar más endeudamiento, aunque incluso el ex presidente del Eurogrupo se ha distanciado de la política de austeridad y ha rechazado que su país sea un "paraíso fiscal".
Juncker ha defendido un salario mínimo en toda la UE y ha prometido que no pactará con los grupos de ultraderecha. El resto de candidatos le han recordado que en el PP europeo conviven políticos populistas como el ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, o el primer ministro húngaro, Víctor Orban, y el político luxemburgués ha vuelto a condenar las declaraciones de Berlusconi contra Alemania.