Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las cenizas del volcán islandés llegan a España

El gestor de los aeropuertos españoles ha adoptado esta decisión por indicación de la Agencia Europea para la Seguridad en la Navegación Aérea (Eurocontrol), después de que se constatara la dirección tomada por las cenizas surgidas de las erupciones de anoche del volcán islandés.

Estas fuentes han señalado que los aeropuertos de La Coruña y Vigo quedarán cerrados a partir de las 06.30 horas de este sábado, porque hasta entonces no tienen previsto vuelos.

AENA ha pedido a los viajeros que llamen a las aerolíneas con las que tienen previsto volar por si hubiera incidencias o que se informen en el teléfono 902-404-704 de AENA. Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) calcula que la erupción del volcán ha ocasionado unas pérdidas para el ente público de 7,4 millones de euros.
Según AENA, esta cifra corresponde a las tasas de ruta (unos 5,7 millones de euros) y a las de aproximación (1,7 millones) durante los seis días de abril en que la nube de cenizas del volcán obligó al cierre del espacio aéreo europeo.
Pérdidas económicas
Esos días se vieron afectados en los aeropuertos españoles un total de 12.000 vuelos de los que operan en la red de AENA, y en las cifras ofrecidas hay que considerar también a aquellos aviones que sobrevuelan el espacio aéreo español.
Estas pérdidas se suman a las ya publicadas por otros organismos nacionales e internacionales, aunque las aerolíneas españolas aún no han comunicado las pérdidas que han sufrido por la nube volcánica.
Fuentes de la Alianza para la Excelencia Turística Exceltur han apuntado que el sector turístico español ha sufrido unas pérdidas, sin contar al sector aéreo, de unos 252 millones de euros, con lo que se sitúa como el segundo país más afectado de Europa.  RSO