Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un centenar de imágenes testimonian y reivindican el papel social de las Fuerzas Armadas

La exposición fotográfica "20 años de misiones de paz", que hoy se inaugura en el Palacio Real de Valadolid, rinde homenaje al trabajo de los soldados españoles que han participado en ese tiempo en cometidos pacíficos en los cinco continentes. EFEtelecinco.es
Un centenar de imágenes, recordatorias de los veinte años de misiones internacionales de paz en las que ha participado y aún operan las Fuerzas Armadas españolas, testimonian y reivindican desde hoy en Valladolid el papel social y la utilidad del Ejército, "que muchas veces se nos suele olvidar".
"Llevamos veinte años por el mundo y conviene recordar que el Ejército ha estado en muchos sitios", ha manifestado hoy a Efe el coronel Álvarez, jefe de la Oficina de Comunicación de la Cuarta Subinspección General del Ejército, ubicada en el antiguo Palacio Real de Valladolid, donde esta tarde se inaugurará la exposición fotográfica "20 años de Misiones de Paz".
Más de 100.000 militares, entre mandos y clase de tropa, han tomado parte durante estas dos décadas en algunas de las cincuenta misiones internacionales desempeñadas en países de Europa, África, América y Asia, que comenzaron en 1989 con el envío hacia Angola de los primeros observadores, y que aún continúan en regiones de Bosnia-Herzegovina, Kosovo, Afganistán, Chad y Líbano.
La exposición, que inaugurarán esta tarde el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, y el comandante militar de esa plaza, el general Juan Miguel Mateo, repasa alguna de esas operaciones consistentes en reconstrucción de infraestructuras, asistencia médica y labores de control y seguridad.
La convivencia entre militares y civiles es una de las características de las imágenes expuestas, tomadas por miembros de las Fuerzas Armadas y donde destacan documentos históricos como la reconstrucción del puente de Mostar (Bosnia) en 1995, y la entrega de armas al general Quesada, en 1992, por parte de guerrilleros salvadoreños del Frente Nacional de Liberación Farabundo Martí.
La distribución de material escolar, la enseñanza académica elemental y la ayuda solidaria con motivo de catástrofes naturales como el Huracán Mitch (Centroamérica, 1998) y el Sunami (Indonesia, 2004) también figuran entre las fotografías expuestas, hasta el 21 de junio, en el antiguo Palacio Real, militarizado desde 1876.
Los contrastes también abundan como referente y delator de la precariedad social de determinados países donde se han desplazado militares españoles, apreciable en imágenes donde aparecen mujeres cubiertas con 'burka' o mercados sin ningún control, higiénico y sanitario con medidas de peso ancestrales.
El coronel Álvarez ha llamado la atención sobre determinadas operaciones, en este caso científicas, donde participa el Ejército de Tierra, además de la Armada, como son las bases españolas situadas en la Antártida (Polo Sur), situadas en suelo argentino dentro de las Islas Shetland del Sur y que son la Juan Carlos I (Isla Livingstone) y la Gabriel de Castilla (Isla de Decepción).
"La otra cara" de las Fuerzas Armadas, "la del dolor", en palabras del coronel Álvarez, queda patente en funerales castrenses con motivo de accidentes o atentados, entre ellos la inauguración en la Base Cid Campeador, en Castrillo del Val (Burgos), de un monumento en memoria de los 146 militares fallecidos en el accidente aéreo del Yakolev-42, ocurrido en Turquía en mayo de 2003.
La galería fotográfica recoge una selección de las misiones realizadas por España, bajo mando internacional, en países como El Salvador, Nicaragua, Guatemala, Honduras, Costa Rica, Haití, Sahara Occidental, Somalia, Chad, El Congo, Burundi, Ruanda, Angola, Namibia, Mozambique, Paquistán, Afganistán, Bosnia-Herzegovina y Kosovo.
El antiguo Palacio Real de Valladolid fue mandado construir hacia 1526 por Francisco de los Cobos, secretario del emperador Carlos I. A principios del siglo XVI fue cedido por su entonces propietario, el duque de Lerma, a la Corte de Felipe III durante su estancia en esa capital (1601-1606), a lo largo de la cual nació quien luego fue Felipe IV.
Después de pasar por numerosos usos militares desde 1876, entre ellos la sede de la región Militar Noroeste, el palacio es en la actualidad sede de la Cuarta Subinspección General del Ejército de Tierra, que abarca las comunidades autónomas de Asturias, Cantabria, Castilla y León, Galicia, La Rioja y País Vasco.