Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El científico nuclear iraní dado por desaparecido viaja a su país desde EEUU

Un hombre no identificado sale ayer martes de la embajada paquistaní en Washington, DC, EE. UU.,  donde supuestamente el científico nuclear iraní Shahram Amiri ha buscado refugio. EFEtelecinco.es
El científico nuclear iraní Shahram Amiri, que pidió ayer asilo en la embajada de Pakistán en Washington tras haber sido dado por desaparecido durante más de un año, ha abandonado Estados Unidos y viaja hacia Teherán, informó hoy la cadena Press Tv.
El científico persa había pedido asilo en la embajada de Pakistán, quien representa los intereses consulares de Irán en Estados Unidos, ya que ambos países no mantienen relaciones diplomáticas.
Según la cadena de televisión iraní, Amiri pidió en la citada embajada su "inmediato retorno" a Teherán.
Por su parte, el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Ramin Mehmanparast, confirmó hoy el retorno del científico y dijo que Amiri ha salido de EEUU pero hará escala en un tercer país, que no concretó, antes de llegar a Teherán, según la agencia semi oficial iraní Fars.
"Amiri ha salido del territorio norteamericano para regresar a la patria islámica a través de un tercer país, gracias a los esfuerzos de la República Islámica de Irán y la cooperación determinante de la embajada de Pakistán en Washington", agregó.
El portavoz de la diplomacia iraní dijo además que "el ministerio de Asuntos Exteriores tratará a través de los canales diplomáticos y jurídicos la responsabilidad del gobierno de EEUU sobre el secuestro de Amiri".
El académico fue dado por desaparecido a mediados de 2009 durante un viaje de peregrinación a La Meca, en Arabia Saudí y, según el gobierno de Teherán, el científico fue objeto de un secuestro perpetrado por el gobierno de Arabia Saudí, con la ayuda de los servicios de espionaje de Washington.
Las autoridades iraníes creen además que Amiri fue trasladado ilegalmente desde Arabia Saudí a Estados Unidos por agentes de los servicios de inteligencia norteamericanos.
Según la cadena Press Tv, el científico fue liberado por Estados Unidos después de que sus servicios de inteligencia no lograran su colaboración en una campaña de propaganda contra el programa nuclear iraní.
La cadena agrega que agentes estadounidenses llegaron a grabar entrevistas falsas con Amiri para tratar de demostrar una presunta colaboración con las autoridades de Washington.
A principios del pasado mes de junio se emitió en la televisión iraní un vídeo de muy baja calidad atribuido a Amiri en el que éste afirmaba haber sido secuestrado en Arabia Saudí y trasladado a EEUU contra su voluntad por los agentes de servicios secretos de la CIA.
En este vídeo, Amiri también acusaba a los agentes estadounidenses de haberle torturado.
En medio de la confusión creada sobre el paradero del académico, poco después se hizo publica otra grabación en internet en la que un hombre que decía ser Amiri negaba tener relaciones con el programa nuclear iraní y afirmaba haber viajado voluntariamente a EEUU para seguir sus estudios.
En una entrevista con Press Tv, poco antes de abandonar hoy Estados Unidos, Amiri asegura que fue llevado a ese país en contra de su voluntad y se refiere a las diferentes imágenes difundidas sobre él desde que desapareció.
"Y ya he explicado las claves que motivaron mi secuestro en un vídeo que grabé para la televisión iraní", asegura.
"De hecho, este vídeo, que logré grabar después de escapar de las manos de la inteligencia estadounidense, con la ayuda de algunos amigos, es totalmente verídico y no está falsificado", asegura el académico en esta entrevista.
También dice que estará en condiciones de relatar lo que ocurrió durante el tiempo que ha estado desaparecido "cuando regrese a mi querido país, Irán. Allí podré explicar a los medios y a mi gente, con tranquilidad, que pasó durante los últimos 14 meses, esos incidentes que han sido un misterio para muchos".
En Irán, "podré aclarar además las acusaciones que se han vertido contra mi en medios internacionales y por el Gobierno de Estados Unidos, que han tratado de hundir mi reputación", subrayó.