Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un cierre de campaña con una Europa relegada a segundo plano

Madrid, como de costumbre, ha sido el lugar elegido por José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy para dar los últimos compases de la campaña electoral.
A última hora de la noche,el secretario general del PSOE ha quemado los últimos cartuchos en el mítico pabellón Magariños, mientras que el líder del PP ha hecho lo propio en el Palacio Municipal de Congresos de la capital.
Antes de ello, los cabeza de lista al Parlamento europeo han participado en sendos actos. Juan Fernando López Aguilar se ha trasladado a Guadalajara para participar en un mitin con el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda. Por su parte, el candidato popular, Jaime Mayor Oreja, se ha desplazado a Vitoria donde ha celebrado un acto acompañado del presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti.
Así se pondrá punto y final a una campaña en la que los discursos de los candidatos y no candidatos se han centrado en todo menos en Europa.
Los viajes a los mitines del presidente del Gobierno en avión militar han levantado la polémica y han servido a la oposición para hacer más que nunca una crítica férrea hacia el Ejecutivo.
Los comicios del domingo decidirán el futuro de Europa, pese a que los principales partidos se han empeñado en dar otras visiones en una dura campaña electoral. EPF