Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos ciudadanos españoles desaparecidos en Malasia

Dos turistas españoles se encuentran en paradero desconocido desde la noche del pasado lunes en la isla de Borneo, en Malasia, según han informado a Europa Press fuentes diplomáticas.
Los españoles desaparecidos --David Hernández Gasulla y Martha Miguel, según la prensa local-- alquilaron una embarcación privada para navegar por la zona de Borneo. Viajaban en un barco pesquero con otras dos personas, que tampoco han sido localizadas, según ha indicado el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo.
Las autoridades malasias han desplegado un dispositivo para tratar de localizar a estas cuatro personas en el que participan seis buques de la Policía, la Armada y los Guardacostas, así como un helicóptero.
En declaraciones a la prensa en el Palacio de Santa Cruz de Madrid tras inaugurar una exposición dedicada a la figura de Cervantes, el ministro ha indicado que se abraja la hipótesis de que el barco tuviera un fallo en el motor, aunque ha subrayado que serán las autoridades malasias las que determinen lo sucedido.
Según las fuentes diplomáticas consultadas, el personal de la Embajada española, que se encuentra en Kuala Lumpur, está en permanente contacto con las familias de los dos turistas españoles, así como realizando gestiones con los responsables del dispositivos de búsqueda.
MAL TIEMPO EN LA ZONA
Según la versión de la empresa a la que alquilaron la embarcación, estas cuatro personas salieron de Pulau Balambangan, en el extremo norte de Borneo, en el estado de Sabah, pero nunca llegaron a su destino, en Simpang Mengayau.
Las primeras informaciones, según los medios locales, descartan el secuestro y centran las causas en las condiciones meteorológicas. El responsable marítimo de la zona de Labuán ha apuntado a la posibilidad de un mal funcionamiento de la embarcación debido al mal tiempo y las fuertes corrientes. Los medios locales explican que no se ha recibido hasta el momento ninguna petición de rescate.