Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Pujol, una familia ante la Justicia

Mireia, bailarina, es la única de los siete hijos de Jordi Pujol que no figura en alguna investigación por corrupción. El que más problemas tiene es su primogénito. Destapó el asunto su exnovia. Jordi Pujol Ferrusola está imputado por un delito de blanqueo de capitales y contra Hacienda. Declaró en septiembre junto a su exmujer para explicar 118 movimientos de dinero por 32 millones de euros. Los hicieron entre 2004 y 2012. El juez ha citado a declarar a once imputados, siete de ellos empresarios. La policía sospecha que le pagaron por trabajos que nunca llevó a cabo. Los problemas judiciales se le acumulan también a él. Oriol, exdiputado en el Parlament catalán,  renunció a su escaño en julio tras ser imputado por un delito de tráfico de influencias. Podría estar detrás de una trama para amañar concursos de concesión de estaciones de ITV. “No tengo dinero en Linchestein”, aseguraba el miércoles el patriarca a la puerta de su casa. Un juzgado de Barcelona investiga el origen de una fortuna que ocultó a hacienda durante más de tres décadas. Lo confesó el pasado julio. Lo atribuyó a una herencia de su padre. Dio explicaciones, muy indignado, el mes pasado en el Parlament. Defiende a la familia Cristóbal Martell: discreto, abogado también de Messi o Joan Laporta, tendrá que demostrar con las causas del clan Pujol su fama de buen negociador.