Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo comisario húngaro se define europeísta y defensor del pluralismo ante las dudas de la Eurocámara

El comisario designado de Educación, Cultura, Juventud y Ciudadanía, el húngaro Tibor Navracsics, se ha esforzado este miércoles por convencer a los eurodiputados de que se siente "orgulloso" de ser europeo y de apoya "con firmeza" la pluralidad y la libertad de expresión, para salvar las dudas de la Eurocámara por su etapa como ministro de Justicia en el Gobierno de Viktor Orban que limitó la libertad de los medios.
"Apoyo con firmeza la pluralidad y la libertad de expresión", ha respondido Navracsics, a los eurodiputados que ponían en duda su capacidad para defender los derechos fundamentales de los europeos como comisario. La cartera que le ha asignado el nuevo presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker incluye competencias en materia de derechos civiles.
El político húngaro se ha distanciado del Gobierno de Orban durante su audición en la Eurocámara y ha comenzado su intervención comprometido con la defensa de los intereses europeos y dispuesto a "servir" a los ciudadanos europeos.
También ha considerado que el pulso que mantuvo el año pasado Bruselas con Budapest por una polémica reforma constitucional fue una "discrepancia" que se "solucionó", gracias a unas negociaciones en las que él fue "mediador" y que sirvieron para enmendar la legislación.
"Tuvimos un diálogo franco y llegamos a un consenso sobre el contenido de la ley. Fue una lección que aprendí sobre cómo ser mediador, cómo cooperar con la Unión Europea y cómo preservar los valores fundamentales de la integración europea y los intereses nacionales", ha asegurado.
Aunque Navracsics ha respondido a varias preguntas sobre educación, cultura y deportes, la gran mayoría de las interpelaciones de los eurodiputados se han centrado en su credibilidad como garante de los derechos fundamentales y se le ha criticado que politizara el sistema judicial húngaro y persiguiera a los medios de comunicación y a las ONG. "Cómo va a defender las libertades que ha perseguido desde el Gobierno húngaro", le ha preguntado la eurodiputada sueca de los Liberales Cecilia Wikström.
El comisario designado ha enumerado la "tolerancia, la igualdad, la libertad" como valores comunes en la Unión Europea que defenderá como comisario: "Son valores en los que creo y solo respondo por esto".
Ante la insistencia de los eurodiputados críticos con sus respuestas, Navracsics ha asegurado también que "si hubiera que tomar medidas" contra Hungría por alejarse del acervo comunitario, "lo haría", porque asume las "responsabilidades" que implica ser comisario.
El Parlamento Europeo debe aprobar o rechazar el Ejecutivo comunitario formado por Juncker en su totalidad y no puede votar en contra solo de uno o varios de sus comisarios.