Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un comisario sostiene que en la mañana del soplo se produjo "una ficción de servicio"

Dos jefes policiales respaldan que Pamies envió a Ballesteros a Irún porque iba a reunirse con un confidente al sur de Francia
El excomisario jefe de la Brigada Provincial de Información de San Sebastián, Manuel Risco, ha revelado que en la mañana en la que se produjo el chivatazo a ETA se produjo "una ficción de servicio", puesto que el pago del dinero procedente del 'impuesto revolucionario' y que desembocaría en el operativo contra la red de extorsión estaba previsto para un día después.
En la tercera sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Nacional por el 'caso Faisán', el testigo ha manifestado que la vigilancia efectuada en la mañana del chivatazo formaba parte de la "simulación de un dispositivo". "En ese momento no se iba a producir nada. El pase del dinero se iba a producir en la tarde del viernes", ha agregado.
"Ahí se produce una ficción de servicio, no sabemos por qué, nos tienen de alguna manera engañados. Ese día por la mañana ahí no había nada montado, todo lo que había es un servicio ficción", ha manifestado ante el tribunal, presidido por el magistrado Alfonso Guevara.
CONTRADICE A OTRA TESTIGO
El comisario ha dado cuenta de la reunión que tuvo lugar el 3 de mayo de 2006 en la sidrería Eguiluce de Oiartzun entre el presunto etarra Ramón Sagarzazu, el dirigente del PNV, ahora fallecido, Gorka Aguirre, y el dueño del bar 'Faisán', Joseba Elosua, que, según el testigo, se haría cargo de entregar el dinero procedente de la extorsión a su "receptor, quien presumiblemente no llegaría de Francia el día 4, sino el viernes -un día después"--.
El testigo ha contradicho a la agente de la Brigada de San Sebastián señalada por las acusaciones como la persona que avisó a Pamies de la puesta en marcha de un operativo contra ETA y que en el juicio ha asegurado que conoció la reunión de la sidrería después de que se produjera el soplo.
Al ser preguntado si en la reunión en la que se abordó el contenido de la baliza (sistema de escucha) del encuentro de la sidrería participó esta agente, Teresa H., Risco ha asentido y ha añadido que "encuentros de esas características hubo muchísimos".
El agente que hizo la transcripción de la baliza ha confirmado también que Teresa H. estuvo en la reunión. Por su parte, el jefe de la Sección Operativa de la Brigada Provincial de Información de San Sebastián, Alberto Longarón, ha asegurado no recordar este extremo.
El mando policial ha revelado que en la noche del 3 de mayo de 2006 el jefe del equipo investigador, Carlos Germán, le informó de próximas detenciones y que cuando él respondió que se lo trasladaría a los jueces de Instrucción, Germán le dijo: "No avises a nadie". "Un cambio de sentido que no tiene sentido", ha señalado, para agregar que dos agentes se intercambiaron los teléfonos fuera de lo previsto.
CITA CON EL CONFIDENTE
Tanto el jefe de Brigada de Información de Vitoria como el jefe de Brigada en Francia han corroborado poco antes ante el tribunal la versión de Pamies basada en que envió a Ballesteros a la zona fronteriza para que le informara de la vigilancia policial allí presente, pues iba a reunirse con un confidente de ETA.
El jefe de Brigada de Información de Vitoria, jefe directo de Ballesteros, ha explicado que solía acompañar a Pamies cuando "era una cosa delicada", pero que en aquellos momentos envió a "una persona de confianza" puesto que él se encontraba en Granada.
"Me llamó Pamies porque necesitaba una persona de confianza pero no me dijo para que era, después con el tiempo me enteré de que era para hacer un tema en la frontera", ha señalado el jefe policial, para hacer hincapié en que "era conocedor que -Pamies-- tenía confidentes" y que precisamente a ello se refiere cuando le habla de acompañarle por asuntos "delicados".
Poco después, el jefe de Brigada en Francia Alberto León también ha respaldado que Pamies le preguntó sobre el dispositivo desplegado en la frontera porque tenía una cita con un confidente en territorio galo. "¿Sabe si iba a haber de verdad una cita o no?", ha preguntado el fiscal Carlos Bautista, a lo que el testigo ha respondido: "Por supuesto que iba a haber una cita como en otras muchas ocasiones".