Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal pide que se confirme los dos años de cárcel a la tuitera 'Madame Guillotine' por enaltecimiento de terrorismo

La fiscal del Tribunal Supremo ha solicitado que se mantenga la condena de dos años de prisión -la máxima-- impuesta el pasado mes de febrero por la Audiencia Nacional a María Lluch Sancho por los delitos de enaltecimiento del terrorismo y humillación a víctimas de ETA, como Irene Villa y Miguel Ángel Blanco, por los contenidos vertidos en su cuenta de Twitter 'Madame Guillotine' (@melodalger).
El TS ha revisado este jueves el recurso presentado por la defensa de Lluch a la resolución dictada por la Audiencia Nacional, que atendió la petición del fiscal de imponer la máxima pena por la gravedad de los comentarios escritos en la red social. La Audiencia Nacional también inhabilitó a Lluch Sancho para el ejercicio de cargo público durante el tiempo de la condena y le impuso igualmente la inhabilitación absoluta durante ocho años.
Durante la vista celebrada para revisar los motivos del recurso, la representante del Ministerio Fiscal ha pedido que el Alto Tribunal confirme la sentencia de la Audiencia Nacional ya que no se puede "sostener el amparo" de que ETA ya no combate -como ha apuntado la parte recurrente--, pues la organización terrorista "sigue existiendo y sigue habiendo detenidos y juzgados" .
Por otro lado, ha aseverado que el "humor negro", que es como ha calificado la abogada de Lluch los chistes y burlas sobre las víctimas de terrorismo, no es un "precepto constitucional", ya que, según ha dicho, el límite entre la libertad de expresión y la libertad ideológica se encuentra en la "humillación" a estas personas. "Es un delito público porque no sólo afecta a víctimas y familiares sino que son actos que causan indignación en la sociedad", ha añadido la fiscal.
LA DEFENSA PIDE QUE SE REBAJE LA CONDENA
Sin embargo, la abogada de la tuitera ha defendido que la condena impuesta es "desproporcionada", por lo que ha pedido su reducción. Según ha expuesto, los mensajes escritos no son propiedad de Llulch, sino "comentarios que se existen en las redes sociales" y los vídeos que compartió "se pueden consultar". Ambos archivos "aún no se han perseguido", ha indicado y, por tanto, es "lícito" publicar este tipo mensajes.
Es más, ha recalcado que este tipo de delito está siendo perseguido desde hace "dos o tres años" cuando comenzó a hacerse "mediático" y ha argumentado que su defendida -nacida en Valencia hace 24 años-- desconocía las consecuencias de estos actos. "Desde entonces es delito de enaltecimiento hacer chistes", ha lamentado.
Según la defensa, el hecho de publicar chistes no tiene intención de humillar a víctimas de terrorismo, como Irene Villa, quien ha reconocido en varias ocasiones -ha recordado-- que no le molestaban este tipo de comentarios. A esto, la fiscal ha contestado que no es un motivo que le exima de responsabilidad.
Lluch también ha escrito varias expresiones en euskera, algunas de ellas vinculados con la banda terrorista ETA. La parte recurrente ha apostillado que estas frases no "son exclusivas" del grupo armado sino que se "utilizan en varios movimientos" como en eventos deportivos en el País Vasco. A su juicio, esto supone "criminalizar el lenguaje de un idioma" y ha pedido que se tenga en cuenta la libertad de expresión y de ideología, reconocidas en la Constitución.
Entre noviembre de 2012 y agosto de 2014, María Lluch publicó en Twitter con el seudónimo de 'Madame Guillotine' frases para mofarse del atentado contra Carrero Blanco en 1973 como: "Voló, voló, Carrero voló y hasta las nubes llegó. Ay Carrero, el primer astronauta español".
También reprodujo consignas como "maderos a la guillotina, ETA mátalos" o enlazó desde su cuenta a vídeos de Youtube invitando a sus 790 seguidores a que se rieran de las imágenes de atentados.