Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un constructor pagó una factura de hotel de 26.962 euros a la trama, e incluyó en ella 12,6 euros para UNICEF

Las estancias se prolongaron del 11 de abril de 2005 al 17 en el Hotel Alfonso XIII de Sevilla y estuvieron Granados y Marjaliza entre otros
El constructor Antonio Pardal pagó una factura de 26.962 euros en el Hotel Alfonso XIII de Sevilla entre los días 11 y 17 de abril de 2005, en el que se incluyeron las estancias de numerosos miembros de la 'trama Púnica', entre ellos Francisco Granados y David Marjaliza. En esa factura aparecen cargados 0,90 céntimos para UNICEF por cada uno de los invitados, lo que hizo un total de 12,6 euros para la agencia de la ONU dedicada a la infancia.
Las fechas de esta factura, que se incluye dentro de la documentación recopilada por la Guardia Civil, coinciden con la celebración de la Feria de abril de Sevilla y en ella se puede ver cómo el citado constructor, investigado en el marco del 'caso Púnica' pagó la estancia de 14 personas, entre ellas, él mismo, y los investigados Francisco Granados y David Marjaliza.
También estuvieron en el lujoso y emblemático hotel sevillano otros investigados como el exalcalde de Valdemoro y exdiputado regional del PP, José Miguel Moreno Torres, o un sobrino del constructor, Manuel Martín Pardel, al que el exvicepresidente de Madrid había colocado en la Comunidad.
Otro de los invitados de Pardal fue el abogado Francisco Soriano Zurita, que también fue juzgado en el caso Malaya y condenado a un año por falsedad documental. La estancia de éste fue la más prolongada, porque según recoge la factura, fue a la inauguración de la Feria el día 11 de abril hasta el 13 y repitió experiencia del 15 al 17.
Lo llamativo de la factura, además de la abultada cifra de 26.962 euros, es que el constructor Pardal pagaba 0,90 céntimos por cada invitado para UNICEF, el fondo de Naciones Unidas para la infancia, que se trabaja para promover los derechos de la infancia y conseguir cambios reales en las vidas de millones de niños.
Los 0,90 céntimos que el empresario paga a UNICEF por cada invitado están reflejados al lado del precio de la habitación que varía según los casos, pero oscila entre los 495 y los 1.634 euros por noche, y también de los gastos de párking, mini bar y servicio de habitaciones.
La estancia de Granados se prolongó desde el 15 al 17 de abril de ese año y el año y el precio por noche de su habitación fue de 1.036 euros, a lo que se suman los 40 euros del desayuno en la habitación y los 79 del bar del hotel.
David Marjaliza también estuvo los días 15 y 16 invitado por el constructor, pero en una habitación más modesta, que le costó a Pardal 495 euros por noche y el único cargo por consumiciones del minibar fue de 3,5 euros.
RENEGOCIÓ DEUDA UN AÑO ANTES PARA SALIR DEL REGISTRO DE MOROSOS
Estos gastos contrastan con otros documentos que aporta la Guardia Civil según los cuales el constructor Antonio Pardal tuvo que negociar una póliza de préstamo con el BBVA en mayo de 2004 para su sociedad Larena 98, por valor de 63.204 euros para regularizar en el plazo de 24 meses la deuda que mantenía con la citada entidad. De hecho, en una de las cartas que le remite el banco le expone que, tras realizar esta operación para regularizar la deuda, el banco hará las gestiones necesarias para excluir a Larena 98 de la base de impagados y morosos Asnef-Equifax.
En uno de los informes que la Guardia Civil aportó a la causa se refleja la declaración de uno de los empleados del empresario Antonio Pardal que describió que durante sus estancias en la Feria de Abril --con todos los gastos pagados-- Granados se hacía llevar al hotel Alfonso XIII de Sevilla "putitas de confianza" para amenizar su estancia.
Aademás de alojarse en uno de los hoteles más emblemáticos y exclusivos de Sevilla, como es el Alfonso XIII, empleaba para sus desplazamientos "coches de lujo" con chófer. Su vehículo privado le transportaba "a las casetas y las corridas de toros" pero también "a clubes de alterne", entre ellos "uno situado en la Avenida de las Palmeras, cerca del campo del Betis".
El testigo llegó a recoger a "dos señoritas llegadas de Barcelona, que se alojaron en el mismo Alfonso XIII", quien agregó que su jefe le explicó que se trataba de "las putitas de confianza" del exdiputado regional 'popular' José Miguel Moreno.