Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un cuartel vacío para vigilar el chalé del ministro

En un comunicado, la asociación ha calificado este  hecho como "en el mejor de  los casos, una irresponsabilidad absoluta". Para los guardias  civiles, quién haya dado la orden de "cerrar" un cuartel y dejar al  mismo sin la más mínima seguridad "se ha olvidado" de que son  "objetivo prioritario" de ETA.
El incidente ha tenido lugar a tan sólo diez días de la explosión de una furgoneta bomba en el cuartel de la Guardia Civil de Legutiano (Álava). En el atentado falleció un Guardia Civil, Juan Manuel Piñuel Villalón, y otras cuatro resultaron heridas.
Por estas razones, La UGC de Catalunya solicitará, a través de la  Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, explicaciones  "urgentes" sobre el hecho en particular.
Además, los guardias también se han quejado porque la Benemérita es "sistemática e  históricamente" utilizada porque son un cuerpo muy jerarquizado y que  cumple "fielmente" órdenes. Además, el comunicado define a los  guardias civiles como "olvidados, ignorados y marginados" a la hora  de ser atendidas sus reivindicaciones. 
Cacicada
Por su parte, el diputado popular en el Congreso y concejal en El Prat de Llobregat  (Barcelona), Antonio Gallego,  ha calificado la noticia de "intolerable". Interior ha "cerrado literalmente" la casa cuartel y ha puesto en riesgo la vida de las familias de los guardias, objetivo de los terroristas, "especialmente los etarras".
"Por culpa de una falta absoluta  de coordinación, planificación y de personal", se ha dejado de prestar el  servicio de seguridad ciudadana habitual a lo largo de todo un fin de semana. Han dejado el cuartel sin la más mínima seguridad, han retirado  incluso a los guardias de puerta, a pesar de que en la casa-cuartel  residen familias y hay armas que requieren unos mínimos de custodia",  ha concluido.   AGE