Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cuñado de Matas a un supuesto testaferro: "No nos tiene que dejar con el culo al aire"

La presentación de nuevas pruebas ha provocado que el juicio se suspenda hasta el miércoles. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
El juez del caso Palma Arena ha suspendido la delcaración de Jaume Matas y los demás imputados hasta el miércoles a la nueve de la mañana. Lo ha hecho atendiendo a la petición del abogado del ex presidente balear tras la presentación de nuevas pruebas.
El juez ha exhibido conversaciones telefónicas que datan de 2009 entre los cuatro imputados llamados a declarar hoy. En una de ellas el cuñado de Matas, Fernando Areal, le dice a Bartomeu Reus, supuesto testaferro: "No nos tienen que dejar con el culo al aire". Estas grabaciones se hicieron al pinchar los teléfonos de los implicados.
Antes de estas pruebas, que según fuentes jurídicas han sorprendido mucho a los presente en la sala, había declarado durante tres horas Fernando Areal, quien ha reconocido al juez que pagó 32.000 en negro en la sede del PP, partido del que era gerente en la pasada legislatura, al constructor que realizó las obras del "palacete" que Matas compró en el centro de la capital balear.
Areal, imputado en este caso de supuesta corrupción, ha asegurado que fue su hermana y mujer de Matas, Maite Areal, la que le entregó este dinero.
El constructor que recibió el pago en metálico había realizado con anterioridad obras para acondicionar la nueva sede del PP.
El juez también ha preguntado a Areal acerca del piso en el madrileño barrio de Salamanca adquirido por el amigo de Matas y ex presidente de Gesa-Endesa, Bartomeu Reus, pero que se sospecha es realmente propiedad de Matas.
Areal ha apuntado al juez que entregó 100.000 euros como señal de la compra del piso, pero que finalmente fue escriturado a nombre de Bartomeu Reus, que luego se lo alquiló a la familia del ex líder del PP. En cuanto a este alquiler, el cuñado de Matas ha reconocido que actuó como apoderado en esta operación y ha dicho que lo hizo para no perjudicar a Matas de cara a las elecciones. 
Areal también ha negado que pagara 70.000 euros en negro a la agencia de comunicación Nimbus para financiar la campaña electoral de la pasada legislatura.
Indignación vecinal
Jaume Matas a su llegada esta mañana a los juzgados ha sido duramente increpado. Muchos vecinos al verle aparecer no han dudado en gritarle "Matas, zoquete, devuelve el palacete" y "Bienvenido, Mister Matas". El ex ministro de medio Ambiente ha entrado por la puerta trasera donde había desplegado un fuerte cordón policial.
El ex presidente del Govern, tiene que explicar ante el juez por qué su gobierno pagó 110 millones de euros por la construcción del Velódromo Palma Arena, cuando estaba presupuestado en sólo 41. También tiene que responder por el coste de su vivienda, un lujoso palacete renacentista por que pagó menos de 1 millón de euros, aunque Hacienda lo valoró en 2 millones y medio.
El juez sospecha que el ex presidente de la Comunidad balear aprovechó el cargo para enriquecerse, le acusa de nueve delitos por el que le pueden condenar a 30 años de cárcel.
Matas tiene también que explicar de donde sacó el dinero para las millonarias obras de arte que la Guardia Civil encontró en su casa si apenas hay movimientos en sus cuentas. Además, su mujer también tiene que justificar sus habituales compras de lujo.
Jaume Matas fue presidente de Baleares durante dos legislaturas y Aznar le aupó a la política nacional como ministro, pero ahora, con las sospechas de corrupción sobre su espalda, nadie en el PP responde por él. BQM/EBP