Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se da a la fuga un ex dirigente de Askatasuna

Detenido el pasado septiembre, se encontraba en libertad provisional y la justicia gala ya ha dictado una orden de búsqueda contra él
Josu Esparza Iraizoz, ex dirigente de Askatasuna para quien las autoridades francesas habían aprobado su entrega a España, se ha dado a la fuga por lo que la Fiscalía de Pau (Francia) ya ha dictado su orden de busca y captura, han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.
Esparza se encontraba en situación de libertad provisional a la espera de que el Tribunal Supremo decidiese sobre dos recursos presentados por sus abogados en contra de la orden de entrega a España.
Finalmente el tribunal francés ha rechazado ambos recursos por lo que este ex dirigente de Askatasuna tendría que haberse presentado de manera voluntaria entre ayer por la tarde y la mañana de este viernes ante las autoridades galas para ser entregado en el puesto fronterizo de Biriatou, según las fuentes consultadas.
Al no haberse presentado, la Fiscalía de Pau ha dictado contra él una orden de busca y captura y en el momento en el que sea arrestado será entregado de manera inmediata a España, añaden estas fuentes.
YA ESCAPÓ DE UNA OPERACIÓN EN ENERO
Ex dirigente de la organización de apoyo a los presos de ETA Askatasuna (sucesora de las Gestoras pro amnistía), Esparza Iraizoz fue detenido el pasado 6 de septiembre en San Juan de Luz (Sur de Francia).
Se encontraba huido desde el 18 de enero de 2011 cuando logró escapar de una operación contra Askatasuna y Ekin desplegada por la Guardia Civil en Navarra y en la que fueron detenidas un total de diez personas, entre ellas Iker Moreno Ibáñez, hijo del dirigente de Batasuna en la comunidad foral, Txelui Moreno.
Aquella operación practicada tan sólo diez días después de que ETA decretase el alto el fuego permanente, general y verificable estaba destinada a descabezar a Ekin (los guardianes de la ortodoxia etarra en los diferentes estamentos de la izquierda abertzale radical) en Navarra y su estrategia basada en el "desdoblamiento de militancia" que consiste en compaginar su militancia en Ekin con otras funciones en organizaciones del entorno proetarra.
En su caso, Josu Esparza era la cara visible de Askatasuna en Navarra encargándose de ofrecer las ruedas de prensa, coordinar el grupo o registrar las manifestaciones, entre otras labores. Concretamente desempeñaba esta función desde la fuga de su antecesor, Iñaki Iribarren, detenido en enero de 2010 en Francia cuando se disponía a manipular un zulo de la banda.