Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los primeros imputados de Adif declaran durante cinco horas ante el juez

El tren descarrilado era un Alvia que realizaba el trayecto Madrid-Ferroltelecinco.es

El director de Seguridad en la Circulación de Adif y el gerente del Área de Seguridad en la Circulación Noroeste han prestado declaración este miércoles ante el juez Luis Aláez durante cinco horas como imputados por el siniestro del tren Alvia, ocurrido en Santiago el pasado 24 de julio.


Ambos cargos han llegado al edificio judicial de Fontiñas, en Santiago, sobre las 9.45 horas, acompañados de sus abogados, y no han querido hacer declaraciones.
El director de Seguridad en la Circulación, Manuel B.G., ha sido el primero de los imputados en declarar. Su comparecencia ante el juez ha comenzado sobre las 10.30 --estaba citado para las 10.00 horas-- y ha concluido pasadas las 13.00 horas. A las 13.40 horas ha comenzado la declaración del segundo citado para esta jornada, el gerente del Área de Seguridad en la circulación Noroeste, Fernando R.S.
Los imputados, en compañía de sus letrados, han abandonado la sede judicial poco después de las 15.30 horas, y han rechazado de nuevo hacer declaraciones ante los medios de comunicación.
Para este jueves están citados ante el juez, también en calidad de imputados, el jefe de Inspección de la Gerencia de Área de Seguridad en la Circulación-Noroeste, José Antonio G.D., y os inspectores de dicha jefatura Carlos A.G. y Roberto S.A. Deberán presentarse a declarar a las 9.30, a las 11.30 y a las 13.00 horas, respectivamente.
El juez considera que a estos cinco responsables de Adif les correspondía haber adoptado o haber demandado las medidas de seguridad "adecuadas en relación con los riesgos" en la línea y en el lugar concreto donde descarriló el Alvia.
No obstante, señala que "presumiblemente no cumplieron con estos deberes", ya que ante las características de la vía en la curva 'A Grandeira' "y el riesgo que creaba para la circulación de los trenes", "no arbitraron medidas ante una posible desatención del conductor del tren a las indicaciones de velocidad".
OTRAS IMPUTACIONES
En el auto, el juez señala que la situación en la línea ferroviaria Ourense-Santiago es la misma que cuando en diciembre de 2011 entró en servicio, con lo que hace "extensible el reproche" a quienes ocupaban cargos en Adif en aquella época por "permitir la circulación de trenes por un tramo de línea carente de las medidas de seguridad suficientes para mantener el peligro para la vida e integridad de sus usuarios dentro de los límites tolerados por el ordenamiento jurídico".
Luiz Aláez entiende que es a partir de abrirse la vía a la circulación, "sin aparentemente las medidas de seguridad necesarias", cuando es exigible la responsabilidad penal de quienes permitieron la circulación de trenes en esas condiciones
Por ello, el juez Aláez solicitó también a Adif que facilite la identidad de todas las personas que han sido presidentes y vocales del Consejo de Administración de esta entidad y que hayan desempeñado los cargos de director de Seguridad en la Circulación, gerente del Área de Seguridad en la Circulación Noroeste, jefe de Inspección de la Gerencia de Área de Seguridad en la Circulación-Noroeste e inspectores de dicha jefatura desde el día de la entrada en servicio del tramo de la línea ferroviaria Ourense-Santiago de Compostela.
El magistrado advierte de que, aunque en principio el Consejo de Administración de Adif está liberado de responsabilidad penal porque la seguridad en la circulación está delegada, sí que podría existir "una potencial responsabilidad" si no intervino para supervisar y controlar la correcta actividad de la Dirección de Seguridad.
Así, concluye que las muertes y lesiones provocadas por el descarrilamiento del Alvia en la curva de 'A Grandeira' "son imputables objetivamente" a "delegantes y delegados", porque tenían "un dominio real sobre la fuente de peligro", por lo que defiende que todos sean considerados "potenciales autores" de delito imprudente.
Adif, por su parte, presentó este lunes un recurso contra este auto y no procederá a identificar a los restantes cargos hasta que la justicia se pronuncie sobre su razonamiento.
Según sus cifras, los cargos que el juez Aláez plantea como imputables en la causa por parte de Adif podrían ascender a 29 personas.