Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La defensa de Coghen: "La colaboración con Urdangarin y Torres fue una gota en el océano"

La defensa de la exconsejera delegada de la Fundación Madrid 16 Mercedes Coghen, durante la exposición de su informe en la penúltima sesión del juicio del caso Nóos, ha manifestado que la colaboración de la entidad con la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS) -considerada sucesora del Instituto Nóos- fue "una gota en el océano" de un proyecto "gigantesco" como era la preparación de la candidatura olímpica de la capital.
En su intervención, el abogado Javier Ortega ha señalado que el importe por el que fue contratada la fundación liderada por Iñaki Urdangarin y Diego Torres -140.000 euros- para ayudar en el proyecto fue "ínfimo" en contraste con el presupuesto de casi 40 millones de euros de la candidatura. "Estamos ante un proyecto gigantesco en el que nada tienen que ver Urdangarin y Torres", ha recalcado.
Tal y como ha aseverado, a lo largo del juicio ha quedado acreditado que su patrocinada, para quien la Fiscalía Anticorrupción reclama cinco años y tres meses de cárcel, "no ha cometido delito alguno", subrayando que "ni uno solo de los testimonios ha servido de base contra ella". De hecho, ha manifestado que hasta 14 testigos han desvinculado a la exalto cargo de estos hechos.
El letrado ha señalado además que Madrid 16 funcionaba como una entidad privada, por lo que "no se le puede exigir" a Coghen "una inspiración divina" dirigida a que tuviera que conocer que estaba en una entidad cuyos fondos eran públicos. "No se ha podido acreditar ningún tipo de dolo", ha remarcado.
En concreto, los pagos a la FDCIS fueron efectuados mediante 15 transferencias de 6.000 euros y dos de 12.000, repartidas entre octubre de 2007 y noviembre de 2009, pese a que, según la Fiscalía, el convenio rubricado para el proyecto no contemplaba contraprestación económica alguna y sin que conste trabajo alguno por parte de la FDCIS que las justifique.
(HABRÁ AMPLIACIÓN)