Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La defensa del otro acusado en la protesta de la capilla de la Complutense en 2011 pide su absolución

El abogado de Héctor Meleiro, acusado junto a la edil Rita Maestre de delito contra el sentimiento religioso en la protesta de 2011 en una capilla de la Universidad Complutense, ha pedido la absolución de su defendido al manifestar que asistió, como él ha dicho en su declaración, a una acción "pacífica" y en la que tuvo un papel "pasivo".
En la fase de conclusiones abierta en la vista oral por la titular del Juzgado de lo Penal número 6 de Madrid, Esther Arranz, el letrado ha dicho que su patrocinado participo en un acto de carácter feminista y que ni él ni la asociación a la que pertenecían organizaron el acto.
Ha insistido en que Meleiro ha mantenido una "coherencia" en su relato y que su presencia en dicho acto fue pasiva y abandonó la protesta minutos antes de que finalizara. Esta versión, según ha manifestado, no ha sido rebatida por ninguno de los testigos que ha comparecido en la vista oral.
El abogado Ignacio Martín ha agradecido a la Fiscalía que rebaje el delito a su patrocinado pero ha pedido su absolución, pues argumenta que no tenía voluntad de dañar los sentimientos religiosos y no conocía los "dogmas" de la fe cristiana, dado que simplemente cuestionaba con su presencia que en la universidad pública diera cabida a un centro de culto religioso.
"Participó de forma tangencial", ha insistido para cuestionar que esa acción se pueda considerar como una burla a los dogmas de la religión católica. También cree que las acusaciones particulares parecen enfocar el proceso contra Rita Maestre.
En su declaración, Meleiro ha indicado que estaba en la cafetería y que al ver la acción se sumó a ella en el transcurso de la misma. El acusado ha asegurado que no recordaba decir al capellán que el grupo no entrara en la capilla y que se colocó detrás de los bancos.
Sí recuerda que se recitaron una serie de textos y que había un megáfono, pero no que la edil de Ahora Madrid leyera algo durante la protesta. Meleiro también ha apreciado que fue una protesta pacífica y que no le pareció que se ofendiera a nadie con su contenido.
A preguntas de su abogado, afirma que su voluntad no era vulnerar el derecho al sentimiento religioso y que su posición es en defensa de la "laicidad" sin intención de dañar con ello las convicciones religiosas.