Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La defensora del Pueblo y el CGPJ se reúnen para tratar el problema de la lentitud de la Justicia

Becerril recibió 300 quejas ciudadanas por este problema en 2015
La defensora del Pueblo, Soledad Becerril, se ha reunido este miércoles con el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, y con vocales de dicho consejo, con quienes ha tratado el problema de la lentitud de la justicia, que es uno de los que más quejas genera en este ámbito ante la Oficina del Defensor del pueblo. Han acordado mejora la tramitación de este tipo de peticiones ciudadanas.
En 2015, la institución del Defensor del Pueblo ha remitido casi tres centenares de escritos al Consejo General del Poder Judicial relativos a quejas ciudadanas, fundamentalmente por retrasos en actuaciones judiciales de los órdenes jurisdiccionales social, contencioso-administrativo, mercantil y civil, según informa esta institución en su web institucional.
Las dilaciones judiciales son uno de los principales motivos de preocupación de los ciudadanos que se dirigen al Defensor del Pueblo, que ven afectado su derecho fundamental a un proceso sin dilaciones indebidas (artículo 24.2 de la Constitución), según esta institución.
El objetivo de la reunión que se celebró el pasado miércoles ha sido fortalecer la cooperación existente entre el Defensor del Pueblo y el Consejo General del Poder Judicial "en orden a una óptima tramitación de las quejas y a la búsqueda de soluciones a los problemas que afectan a la Administración de Justicia, particularmente las dilaciones, la plena implantación de las nuevas tecnologías y la necesaria coordinación entre las diferentes autoridades competentes en la materia, tanto estatales como autonómicas".
Según la Oficina del Defensor este último asunto merece un gran esfuerzo "para que la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas alcancen los acuerdos necesarios para lograr un sistema informático común que agilice y modernice la administración de justicia".