Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La defensora del Pueblo avala que militares y guardias civiles puedan manifestarse sin el uso de uniforme

Acota también el precepto de la 'condición militar' y rechaza la tesis de Chacón de que "el militar es siempre militar"
La defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Llano, ha avalado que militares y guardias civiles puedan manifestarse en la calle, sin hacer uso del uniforme, siempre que sus reivindicaciones no sean de carácter político o sindical. Además, ha acotado la interpretación de la 'condición de militar', argumentando que no es aplicable "las 24 horas de los 365 días del año, como si de un sacerdocio se tratase".
La defensora del Pueblo ha respondido así a la petición de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) y la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) para que recurriera ante el Tribunal Constitucional el artículo 13.1 de la Ley de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, que regula el derecho de reunión y manifestación para militares y guardias civiles.
En su respuesta, a la que ha tenido acceso Europa Press, desestima la interposición del recurso contra el artículo que, para las asociaciones profesionales ponía "muy en duda" la posibilidad de que militares y guardias civiles pudieran salir a la calle, como han hecho en los últimos años, para defender sus derechos. Sin embargo, otorga una interpretación a dicho precepto según la cual este derecho se garantiza.
En concreto, el artículo 13.1 de la citada ley, en vigor desde el pasado 1 de octubre, establece que el militar y el guardia civil podrá ejercer el derecho de reunión, "pero no podrá organizar ni participar activamente en reuniones o manifestaciones de carácter político o sindical".
Además, añade la ley que "vistiendo el uniforme o haciendo uso de su condición militar" no podrá organizar ni acudir en lugares públicos a "manifestaciones o reuniones de carácter político, sindical o reivindicativo".
LA INTERPRETACIÓN "MÁS FAVORABLE"
En su respuesta, la defensora del Pueblo afirma que este artículo debe interpretarse "de la manera más favorable", ya que, si no es así, "la preservación de ciertos valores militares, sin duda encomiables, se habría conseguido al elevado precio de una negación radical de los derechos fundamentales de reunión y manifestación".
En concreto, argumenta que "debe interpretarse" que los militares y guardias civiles pueden acudir a manifestaciones y reuniones "de carácter reivindicativo" en lugares de tránsito público "sin uniforme y no haciendo uso de condición militar".
Sobre esta segunda condición, se muestra contraria a la interpretación que defiende que "es imposible no hacer uso de la condición militar siendo militar", ya que "sería una interpretación esencialista de tal condición, propia de épocas pasadas".
"Se es o no se es funcionario civil o militar, pero se hace o no se hace uso de tal condición según el momento y las circunstancias", explica la defensora del Pueblo, que lo expresa también de manera más gráfica: "No se 'hace uso' de la condición militar las 24 horas de los 365 días del año, como si de un sacerdocio se tratase".
A su juicio, es "meridianamente claro" que el precepto de la 'condición militar' se refiere al "territorio del hacer" y no al del 'ser militar'. Por ello, concluye, "debe quedar margen para el ejercicio de los derechos de reunión y manifestación por el personal militar, con un especial protagonismo de las asociaciones constituidas en este ámbito".
"LES HA SALIDO EL TIRO POR LA CULATA"
Para el secretario general de AUME, Mariano Casado, la respuesta de la defensora del Pueblo es un "éxito" para militares y guardias civiles, al establecer que "la única interpretación" posible del derecho de reunión y manifestación es precisamente "la tesis contraria" que, argumenta, defendían los autores de la norma.
"Les ha salido el tiro por la culata --ha resumido Casado en declaraciones a Europa Press --. Se hizo para evitar que los guardias civiles pudieran manifestarse y para impedir que los militares lo hicieran también y les ha salido al revés".
Para el portavoz de AUME, es fundamental también la interpretación que hace la defensora del Pueblo de la 'condición militar', ya que respalda su tesis de que el militar sólo lo es cuando está "activado", no como ha defendido la ministra de Defensa, Carme Chacón.
En un debate en el Congreso, Chacón sostuvo que "el militar es siempre militar, cuando está de servicio y cuando no lo está", porque "la condición militar no depende de un uniforme, ni de un horario ni de un lugar definido".
RESUELVE EL "DESAGUISADO" DE PP Y PSOE
También se ha felicitado por la respuesta de la defensora del Pueblo la AUGC, cuyo portavoz, Juan Antonio Delgado, ha aplaudido el "espaldarazo" que da al movimiento asociativo y a la Guardia Civil.
Además, en declaraciones a Europa Press, ha explicado que la respuesta, aunque no vinculante, "enmenda el desaguisado que hicieron los dos principales partidos políticos". El artículo 13.1 de la Ley de Derechos y Deberes de los militares se aplica a los miembros de la Guardia Civil gracias a una enmienda pactada por PP y PSOE que fue aprobada en una ley sobre contratos públicos en Defensa.
Igualmente, ha destacado que la defensora del Pueblo es "clara" al establecer que los guardias civiles "no son militares las 24 horas del día".