Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas defiende vivir en un "país normal" y da las gracias a quienes se implican en el 9N

Mas preside la presentación del libro blanco de la transición nacional de CataluñaEFE

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, ha defendido que Cataluña sea "un país normal" y ha agradecido el trabajo que están haciendo todos los ciudadanos que se han implicado en que el proceso soberanista sea una realidad.

Lo ha dicho al inaugurar en Sant Fruitós de Bages el Congrés de la Gent Gran de Cataluña, donde ha puesto en valor la contribución de "muchísima gente de procedencias e ideologías diversas" de cara al 9N.
"Quisiera agradeceros que mucha gente esté colaborando, que esté remando a favor", ha explicado durante el acto, en que también han intervenido la consellera de Bienestar Social, Neus Munté, y la presidenta de este congreso, la oceanógrafa Josefina Castellví.
Para Mas, Cataluña es "perfectamente capaz" de emular a países europeos pequeños, entre los que ha citado Austria y Dinamarca, que son un Estado, por lo que tienen mecanismos propios para afrontar sus retos.
También ha destacado la capacidad que ha tenido Cataluña de integrar a las distintas oleadas de inmigrantes; también ha destacado que uno de los retos sociales del siglo es el envejecimiento de la población y su calidad de vida.
Artur Mas, que ha instado a los participantes en el congreso a que el debate soberanista "esté presente en los trabajos", ha dicho que en poco tiempo el 20% de la población catalana tendrá más de 65 años.
Ha destacado el gran esfuerzo que está haciendo la Generalitat para atender a esta parte de la población pese a la caída de los ingresos que ha sufrido el Govern y el incumplimiento por parte del Estado de la Ley de dependencia, ha dicho.
Además, está convencido de que los catalanes pueden lograr los objetivos que se marquen, ya que la sociedad catalana tiene las capacidades necesarias para lograrlo: "Mucha gente empuja hacia esta dirección porque tienen claro que las posibilidades para construir un país que valga la pena están, más allá de nuestros errores".