Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El desarrollo del juicio contra Arraiz, pendiente del "paso unilateral" para la paz anunciado por el presidente de Sortu

El Fiscal, dispuesto a revisar su petición de 6 años de prisión, la AVT a la espera de la declaración y DyJ no rebajará su solicitud de 10 años
El desarrollo del juicio contra el presidente de Sortu y parlamentario de EH Bildu, Hasier Arraiz, que se enfrenta a peticiones de penas de entre seis y diez años de prisión por supuesta pertenencia a ETA al formar parte de la "clandestina" Mesa Nacional de Batasuna, se encuentra pendiente del "paso unilateral" para consolidar "el escenario de paz" que el dirigente de la izquierda abertzale anunció esta semana que daría durante la vista oral que comienza este lunes en el TSJPV.
En principio, la Fiscalía y las acusaciones populares, ejercidas por Dignidad y Justicia y la AVT, mantienen, de cara al juicio, sus peticiones iniciales, después de que no haya prosperado el acuerdo al que pretendían llegar el abogado defensor del procesado, Iñigo Iruin, y el ministerio público, que evitaría la entrada en prisión de Hasier Arraiz, aunque no su inhabilitación.
El pacto sería similar al alcanzado en enero en la Audiencia Nacional para los 35 dirigentes de la izquierda abertzale detenidos junto a Arraiz en la macrooperación desarrollada en Segura (Gipuzkoa) en 2007 por la reconstrucción de la Mesa Nacional de Batasuna "a las órdenes de ETA".
La Fiscalía solicitaba condenas de entre siete y diez años de cárcel para cada uno y los encausados aceptaron penas que oscilaban entre el año y medio y los dos años, tras admitir que fueron instrumentalizados por ETA. De esta forma, no entraron en prisión. Al acuerdo, que supuso la renuncia de los acusados a cualquier actividad relacionada con el uso de la violencia y su compromiso de contribuir a la reparación de las víctimas, se sumaron DyJ y la AVT.
Este pacto no ha podido ser trasladado a Hasier Arraiz --acusado en el mismo sumario, pero que será juzgado por el TSJPV por su condición de aforado, ya que es parlamentario vasco-- al haber rechazado el acuerdo Dignidad y Justicia.
El pasado 4 de mayo, cuando quedaban pocos días para el juicio, el acusado aseguró que él estaba dispuesto a "seguir la vía" del pacto, que "rompió" DyJ, y anunció que su actitud ante la vista oral será la de actuar "como si ese acuerdo existiera".
Además, aseguró que, en todo caso, su pretensión no era eludir la cárcel, sino que considera que "ahora hay que hacer una aportación a la paz". "A mí me corresponde apostar por esa vía, y aunque no haya acuerdo y no haya esa bilateralidad que hubo en la Audiencia Nacional, creo que es el momento de dar un pequeño paso unilateral que pueda servir también para que otros, más tarde, puedan dar pasos por esa vía, pasos de ese estilo, pasos que pueda haber, por qué no, en las celdas de las prisiones", apuntó.
De esta forma, la declaración que realice Hasier Arraiz el lunes ante el Tribunal, que estará conformado por el presidente del TSJPV, Juan Luis Ibarra, y los también magistrados de la Sala Civil y Penal Roberto Sáiz y Nekane Bolado, será determinante para el desarrollo del juicio.
ACUSACIONES
Las acusaciones, por su parte, están pendientes de si el encausado "reconoce los hechos que se le imputan" porque condicionaría "el resultado del juicio". En su momento, Iruin solicitó la absolución de su defendido y negó que éste actuara "al servicio de ETA" o participara en una Batasuna "clandestina", algo que cambiaría si Arraiz estuviera dispuesto a insistir en el acuerdo que se alcanzó en la AN con los otros 35 procesados en la causa.
En declaraciones a Europa Press, el Fiscal Superior del País Vasco, Juan Calparsoro, ha afirmado que su postura en el juicio dependerá a la actitud de la defensa. "La Fiscalía está sujeta al principio de legalidad y actuará en función de lo que haga el acusado", ha apuntado.
En base a la actitud del procesado, el ministerio público podría rebajar su petición de seis años de cárcel. Por su parte, el abogado de la AVT también estaría dispuesto a revisar sus calificaciones iniciales, en las que solicitaba 10 años de prisión, los mismos que Dignidad y Justicia, según lo que declare el encausado.
Sin embargo, el presidente de DyJ, Daniel Portero, ha asegurado que su intención es mantener hasta el final su petición de una década de prisión. Quedará en manos del Tribunal dictar la sentencia que considere oportuna, tras la práctica de las pruebas durante la vista oral. En todo caso, Arraiz ya ha cumplido dos años en prisión provisional, aunque no de inhabilitación.
"AL SERVICIO DE ETA"
De momento y a la espera de lo que ocurra el primer día de juicio, las acusaciones consideran que Hasier Arraiz debe ser condenado a entre seis y diez años de prisión por supuesta integración en organización terrorista, al formar parte de "la clandestina" mesa nacional de Batasuna, actuando "al servicio de las actividades y finalidades de ETA, de forma "coordinada" con la banda.
En su escrito de acusación, la Fiscalía precisa que los hechos se concentran en el periodo comprendido entre octubre de 2005 hasta el año 2009, durante el que Hasier Arraiz formó parte de la dirección de la ilegalizada Batasuna. Fue detenido el 4 de octubre de 2007, junto a los demás miembros de dicha Mesa Nacional, que estaban reunidos en la Casa de Cultura de Segura.
En concreto, explica que el acusado era el responsable de Batasuna en Álava y, en su condición de miembro de la Mesa Nacional, actuó, "complementando y de forma coordinada con la organización terrorista ETA, para conseguir la independencia de Euskalherria mediante la utilización de la violencia". Aunque recuerda que en octubre de 2011 ETA decretó el cese definitivo de su actividad, destaca que "no ha declarado su disolución".
El ministerio público señala que Arraiz tuvo una "participación activa y consciente, desde su responsabilidad en la estructura de la Batasuna clandestina reorganizada, de actuar al servicio de las actividades y finalidades de ETA".
Según añade, la banda actuaba en diferentes frentes, "desdoblando" las actividades, de manera que las actuaciones armadas las cometía a través de una estructura "clandestina" y las actuaciones que "daban cobertura" a la propia ETA y a sus crímenes, se hacía utilizando "los cauces legales o ilegales del Estado democrático, a través del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) con diferentes organizaciones, asociaciones, grupos, y partidos políticos".
En este sentido, recuerda que el Tribunal Supremo declaró el 27 de marzo de 2003 ilegales a las formaciones Herri Batasuna, Euskal Herritarrok y Batasuna, e indica que los dirigentes del entramado integrado en el MLNV crearon una sucesión de partidos políticos, agrupaciones e instituciones "con la finalidad de perpetuar la estrategia diseñada por ETA que sucedía a los anteriormente creados y en su caso ilegalizados y/o suspendidos".
El Fiscal detalla los actos, reuniones y demás intervenciones en las que fue identificado Hasier Arraiz como miembro de la Mesa Nacional "en las que se concreta y de las que se deriva la integración y participación en la organización terrorista".
CINCO DÍAS DE JUICIO
El juicio está previsto, inicialmente, que se celebre durante cinco días, aunque la declaración de Arraiz podría provocar que éste se acortara. En la primera sesión, las partes plantearán las cuestiones previas y declarará el acusado.
Para el martes, están señalados los testimonios de los históricos dirigentes de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi, Rufi Etxeberria, Joseba Permach, y José Luis Elkoro. El miércoles y jueves comparecerán agentes de las FSE, y el viernes se expondrán las conclusiones.